Biden firma ley que lleva el nombre de agente de ICE caído

Por LAURA B. MARTINEZ/Redacción

El presidente Joe Biden promulgó el jueves la Ley de Protección de Oficiales y Empleados Federales Jaime Zapata y Víctor Ávila que garantizará que las personas que hayan matado o intentado matar a funcionarios y empleados federales de EEUU en el extranjero puedan ser llevados ante la justicia y procesados en los Estados Unidos.

Zapata, un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y nativo de Brownsville, fue asesinado el 15 de febrero de 2011 en un retén cerca de San Luis Potosí, México, en un ataque de presuntos miembros del cartel de los Zetas. El agente Ávila resultó herido en el ataque.

“Independientemente del lugar al que se llame a los agentes del orden federal, saben que su juramento de proteger a nuestra nación se extiende más allá del territorio estadounidense”, dijo el senador John Cornyn, republicano por Texas, en un comunicado de prensa, quien inicialmente presentó el proyecto de ley en mayo de 2020, después de que el Tribunal de Apelaciones del Circuito de DC en enero de 2020 anulara las condenas por asesinato de José Emanuel García Sota, alias “Zafado”, y Jesús Iván Quezada Pina, alias “Loco”, quienes fueron condenados por asesinar a Zapata.

“Esta nueva ley garantizará que los funcionarios y empleados federales que sirven a nivel internacional tengan la protección de las leyes que han jurado defender al cerrar una laguna jurídica que brindará justicia y honor por su valiente servicio”, dijo Cornyn.

El representante federal Henry Cuellar, demócrata de Laredo, dijo en el comunicado: “Los agentes federales hacen grandes sacrificios al servicio de nuestro país. Protegen nuestra patria, nuestros ideales y nuestros valores. Como miembro del Congreso, es mi deber proteger a nuestros miembros en servicio durante el servicio activo y más allá. Agradezco al senador Cornyn por sus continuos esfuerzos para proteger a quienes protegen nuestro país y agradezco al presidente Biden por promulgar rápidamente este proyecto de ley”.

Aunque los hombres acusados de matar a Zapata fueron declarados culpables y recibieron cadenas perpetuas, sus condenas por asesinato fueron anuladas y remitidas a un tribunal inferior porque fueron asesinados fuera de Estados Unidos.

Las autoridades dijeron que Zapata luchó con sus agresores mientras intentaban sacarlo del vehículo a rastras. Zapata recibió al menos tres disparos y las balas atravesaron la ventana del automóvil que accidentalmente se había abierto. Las autoridades dijeron que se encontraron 83 casquillos gastados de balas AK-47 en el lugar.

Según los informes, uno de los siete acusados en el caso dijo a las autoridades mexicanas que la muerte de Zapata fue un caso de identidad equivocada. Él y otros creían que el Suburban en el que viajaban Zapata y Ávila pertenecía a un cartel de la droga rival.

lmartinez@brownsvilleherald.com