Profesor de UTRGV presenta libro infantil sobre la vida fronteriza

Por VICTORIA BRITO MORALES/Especial para El Nuevo Heraldo

BROWNSVILLE – “Mis dos pueblos fronterizos”, el último libro del profesor asociado de Literatura y Estudios Culturales en UTRGV, recuerda la vida en la frontera a través de los ojos de un niño empático.

Eso está cerca de casa para Bowles, quien creció mitad anglo, mitad latino en McAllen, una ciudad predominantemente latina en el Valle.

El libro ilustrado, publicado por Penguin Random House, ha estado en desarrollo desde 2018 cuando la crisis de las caravanas de migrantes de refugiados centroamericanos desplazó a miles de refugiados a lo largo de la frontera con México. Eso llevó a Bowles a contemplar su vida al crecer en la frontera y sus experiencias al cruzar el puente cuando era niño y, finalmente, las experiencias de sus propios hijos.

Fue entonces cuando surgió la idea del libro.

“My Two Border Towns” se encuentra en un pueblo cuasi-Weslaco/Donna, Texas, vecino de una ciudad similar a Nuevo Progreso, Tamaulipas, México. El personaje principal es un niño sin nombre inspirado en el ahora adulto hijo de Bowles, Angelo, quien regularmente va con su padre a México para lo básico, como ir de compras, visitar a la familia y salir a comer. Al igual que Angelo, el niño del libro se siente conmovido por la difícil situación de los menos afortunados.

Para hacer esto, Bowles tuvo que ponerse en la mentalidad de su hijo de 20 años para aproximarse a cómo Angelo habría reaccionado ante estos temas de humanidad.

“Mi papá me conoce bien y prácticamente acertó mi respuesta”, dijo Angelo Bowles. “El protagonista no soy yo, exactamente, pero me veo en su ADN”.

En la historia, el niño lleva cómics, juegos y golosinas a los hijos de las familias migrantes acampadas en la frontera.

“Su padre ha explicado que son refugiados de Centroamérica y el Caribe”, dijo Bowles. “Supuestamente no hay lugar para ellos aquí, y México dice que les está costando mucho cuidarlos. El niño ve que todos están inventando excusas para no ayudarlos, y eso le molesta”.

Bowles dijo que el desafío al escribir el libro fue describir el problema en términos simples que serían fáciles de entender para los niños. La obra de arte jugó un papel integral en la ilustración de la crisis, dijo, por lo que recurrió a la ilustradora Erica Meza, una artista mexicana con sede en Londres.

“Ella hace un muy buen trabajo en las expresiones faciales, dejándonos ver cómo este chico está conmovido y preocupado, cómo reacciona”, dijo Bowles.

Bowles quería representar la vida en una comunidad transnacional y presentar las maravillas y alegrías de vivir en una región tan amalgamada, e incorporó la crisis migratoria altamente visible que puede tener un impacto emocional en los más compasivos, especialmente en los niños.

“Quería mostrar cómo los niños son naturalmente de gran corazón y se molestan cuando ven la injusticia y cómo están dispuestos a entregarse a otras personas que lo necesitan”, dijo Bowles.

“La caracterización de un niño de buen corazón fue uno de los principales objetivos al escribir esta historia”, dijo, “en un esfuerzo por crear un sentido de orgullo por la identidad transnacional tan prevalente en el Valle del Río Grande”.

“Espero que los forasteros lo lean y se den cuenta de que el sur de Texas no es este tipo de infierno post-apocalíptico de Mad Max”, dijo Bowles. “Hay cosas hermosas, poderosas, muy humanas y muy identificables acerca de vivir allí. Este libro puede servir como una especie de embajador de un mensaje positivo sobre nuestra área”.

 

ASUNTOS DE REPRESENTACIÓN

Bowles ha escrito libros para una variedad de diferentes rangos de edad. Su enfoque está en la cultura mexicoamericana, y es su misión siempre dar voz a la comunidad Latinx a través de sus escritos.

La gente de la comunidad mexicoamericana tiene derecho a lo que yo llamo dignidad literaria, a tener sus vidas en su comunidad, sus historias, sus voces ”, dijo Bowles.

Los hispanos históricamente han sido encasillados en los medios de comunicación como empleados domésticos, dijo Bowles, por lo que crea protagonistas hispanos para poner fin a ese ciclo.

“Las personas que no son de la comunidad mexicoamericana necesitan vernos en roles distintos al jardinero, los sirvientes, el narcotraficante”, dijo. “Tenemos muchas cosas maravillosas que pueden sorprender a algunas personas y necesitan vernos como seres humanos. Necesitan ver nuestra cultura como algo valioso”.

Su objetivo mantiene a Bowles inspirado para seguir escribiendo personajes que los niños latinos no solo pueden admirar, sino también con los que se identifican. Espera que todos los mexicoamericanos puedan prosperar e inspirarse para alcanzar la grandeza.

“No es suficiente que tenga éxito”, dijo Bowles. “No puedo descansar hasta que vea que el éxito es la norma para los mexicano-estadounidenses que ingresan a este negocio”.

“Mis dos ciudades fronterizas” se pueden encontrar en las principales tiendas minoristas dondequiera que se encuentren libros. A nivel local, se pueden comprar copias firmadas en Weslaco’s The Storybook Garden, 260 South Texas Boulevard Suite 106.

Bowles también tiene una firma de autógrafos programada para el 6 de noviembre en Barnes and Noble Palms Crossing en McAllen.