Agencia Reforma

MATAMOROS, Tamaulipas —En los enfrentamientos de la noche del viernes en Matamoros, dónde tres pistoleros fueron abatidos, pudo haber muerto Ariel Treviño Peña y/o Javier Enrique Hernández Gutiérrez y/o Francisco Hernández Martínez alias “El Tigre”, jefe de plaza del Cártel del Golfo en Nuevo Progreso.

El Grupo de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz de Tamaulipas informó que una mujer civil ajena a los hechos falleció al quedar en medio del fuego cruzado, así como dos civiles más resultaron heridos.

Detalló que los enfrentamientos de del viernes se derivaron de una agresión a personal militar y de la Policía Estatal, la cual fue repelida con resultado de cuatro detenidos y tres muertos, todos ellos integrantes del Cártel del Golfo.

Se aseguró un vehículo con blindaje, 4 armas largas una de ellas calibre 50 y cargadores.

Durante los hechos, una persona civil murió de manera colateral. Dos personas resultaron lesionadas, las cuales ya fueron dadas de alta.

A reserva de ser cotejado en el curso del sábado con pruebas forenses y otras periciales hay indicios de que, posiblemente, uno de los muertos sea Ariel Treviño Peña y/o, Javier Enrique Hernández Gutiérrez y/o A “El Tigre”, de acuerdo con datos de inteligencia se ubica como jefe de halcones, líder de la operativa Escorpiones del Cártel del Golfo, así como Jefe de Plaza para la zona de Nuevo Progreso, el cual está considerado como objetivo prioritario para la justicia de Tamaulipas y de Estados Unidos.

El líder criminal está entre los más buscados con recompensa por parte de la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas y enlistado dentro de la Campaña de Seguridad y Prosperidad que tienen el Gobierno de Tamaulipas y siete agencias federales de Estados Unidos.

Reportes iniciales señalan que la noche del viernes personal militar y de la Policía realiza labores de patrullaje en la ciudad de Matamoros, cuando ubicaron varios vehículos sospechosos a los cuales marcaron el alto.

En vez de ello, los tripulantes emprendieron la huida y realizaron detonaciones contra los elementos de seguridad.

Inició una persecución por varias calles de la ciudad que derivó minutos después en que -para evitar la llegada de refuerzos de las corporaciones de seguridad- integrantes del grupo delictivo lanzaran ponchallantas y bloquearan 15 puntos distintos, incluyendo los accesos a carreteras que conectan a Matamoros con Nuevo Progreso y Valle Hermoso, así como quema de tres vehículos.

Los bloqueos fueron con vehículos pesados y automóviles, los cuales fueron desactivados a la brevedad para que la vialidad quedará restablecida.

Varios de los agresores huyeron a pie perdiéndose al entrar a diversos sitios públicos de la zona centro de la ciudad.

Los detenidos, el vehículo blindado en el que viajaban y el armamento asegurado fueron puestos a disposición de autoridad ministerial federal para las acciones jurídicas y el seguimiento de las indagatorias.