Por ROBERT BURNS Associated Press
WASHINGTON (AP) — Colin Powell, quien trabajó con presidentes demócratas y republicanos en la guerra y la paz, pero cuya excelente reputación se deterioró cuando compareció ante la ONU e hizo afirmaciones imprecisas para justificar la guerra en Irak, murió debido a complicaciones por COVID-19, informó el lunes su familia. Tenía 84 años.
En 1989, Powell se convirtió en la primera persona negra en encabezar el Estado Mayor Conjunto. En ese cargo, supervisó la invasión a Panamá y más tarde a Kuwait para expulsar al ejército iraquí en 1991.

Pero su reputación sufrió un doloroso revés cuando, en 2003, Powell compareció ante el Consejo de Seguridad de la ONU y defendió la guerra de Estados Unidos contra Irak. Citó información errónea que afirmaba que el expresidente iraquí Saddam Hussein tenía escondidas armas de destrucción masiva. Las declaraciones de Bagdad son una “red de mentiras”, declaró Powell ante el organismo.

En un anuncio en las redes sociales, la familia dijo que Powell estaba totalmente vacunado.
“Hemos perdido a un esposo, padre y abuelo extraordinario y amoroso y un gran estadounidense”, dijo la familia.

El expresidente George W. Bush dijo que él y su esposa Laura Bush estaban “profundamente entristecidos” por la muerte de Powell.

“Fue un gran servidor público” y “ampliamente respetado en casa y en el extranjero”, dijo Bush. “Y lo más importante, Colin era un padre de familia y un amigo. Laura y yo enviamos a Alma y a sus hijos nuestro más sentido pésame mientras recuerdan la vida de un gran hombre”.