AP

Por REBEKAH ALLEN The Texas Tribune

El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió el lunes otra orden ejecutiva que toma medidas severas sobre mandatos de la vacuna COVID-19 — esta vez prohibiendo que cualquier entidad en Texas, incluyendo las empresas privadas, requieran vacunas para empleados o clientes. Abbott también pidió a la Legislatura que apruebe una ley con el mismo efecto. La Legislatura se encuentra en su tercera sesión legislativa especial, que finaliza el 19 de octubre.

Los requisitos de la vacuna COVID-19 por parte de agencias gubernamentales, ciudades, condados y distritos escolares ya estaban prohibidos por una orden ejecutiva anterior — la cual actualmente se está discutiendo en la corte por el Distrito Escolar Independiente de San Antonio. La Legislatura también ya aprobó la prohibición de los llamados pasaportes de vacunas — lo cuales permitirían a las empresas exigir un comprobante de vacunación para recibir el servicio. Sin embargo, hasta este momento Texas había permitido que las empresas privadas exigieran vacunas a sus propios empleados.

El último movimiento parece estar motivado en parte por las acciones del presidente Joe Biden en septiembre que requieren que todos los empleadores con más de 100 trabajadores exijan vacunas

para los trabajadores o realicen pruebas semanales para detectar el virus. Biden también requirió que todos los trabajadores y contratistas del gobierno federal se vacunen, lo que llevó a casi todas las principales aerolíneas —incluyendo American Airlines y Southwest Airlines con sede en Texas, a anunciar que acatarían el mandato.

“En otro caso más de extralimitación del gobierno federal, la Administración Biden ahora está intimidando a muchas entidades privadas para que impongan los mandatos de la vacuna COVID-19, causando interrupciones

en la fuerza laboral que amenazan la recuperación continua de Texas del desastre del COVID19”, dijo Abbott en su orden.

Aproximadamente el 52% de los texanos están completamente vacunados. Abbott fue vacunado en la televisión y anteriormente ha abogado por que las personas reciban la vacuna. Pero en los últimos meses — dado que la variante Delta causó otro auge en los casos y las hospitalizaciones — él ha concentrado su capital político en la lucha contra los mandatos de vacunas y cubrebocas de los distritos escolares locales y los gobiernos.

para los trabajadores o realicen pruebas semanales para detectar el virus. Biden también requirió que todos los trabajadores y contratistas del gobierno federal se vacunen, lo que llevó a casi todas las principales aerolíneas —incluyendo American Airlines y Southwest Airlines con sede en Texas, a anunciar que acatarían el mandato.

“En otro caso más de extralimitación del gobierno federal, la Administración Biden ahora está intimidando a muchas entidades privadas para que impongan los mandatos de la vacuna COVID-19, causando interrupciones en la fuerza laboral que amenazan la recuperación continua de Texas del desastre del COVID19”, dijo Abbott en su orden.

Aproximadamente el 52% de los texanos están completamente vacunados. Abbott fue vacunado en la televisión y anteriormente ha abogado por que las personas reciban la vacuna. Pero en los últimos meses — dado que la variante Delta causó otro auge en los casos y las hospitalizaciones — él ha concentrado su capital político en la lucha contra los mandatos de vacunas y cubrebocas de los distritos escolares locales y los gobiernos.