Comunidad católica de RGV presenta sus últimos respetos al obispo Peña

Por FRANCISCO E. JIMÉNEZ/Redacción

SAN JUAN, TX — Cuando cientos de residentes del Valle del Río Grande se reunieron aquí dentro de la Basílica de Nuestra Señora de San Juan del Valle el jueves para presentar sus últimos respetos al obispo emérito Raymundo J. Peña, quedó claro que la impresión que todos tenían de él era una cuestión de consenso universal: Peña fue columna de fe.

Murió a la edad de 87 años el viernes.

En su misa fúnebre el jueves, el ataúd del obispo fue escoltado a la iglesia por varios Caballeros de Colón antes de que se le unieran 12 obispos y el cardenal Daniel DiNardo.

Durante la misa, el obispo Daniel E. Flores de la Diócesis Católica de Brownsville pronunció una conmovedora homilía en inglés y español llena de recuerdos del obispo fallecido.

“El Obspo me dejó muy claro a mí y a varios otros que cuando llegó el momento de dejar esta vida, y lo he dicho antes, no quería ningún elogio y yo no tengo la intención de dar uno”, dijo Flores. “Sus instrucciones fueron ‘predicar el Evangelio’. Pero si tuviera que pronunciar un elogio, que no lo haría, probablemente hablaría de un par de cosas en particular”.

Habló sobre el trabajo incansable de Peña con la iglesia que continuó mucho después de su retiro en 2009.

Hacia el final de su homilía, Flores compartió un recuerdo de una de sus últimas visitas a Peña.

“La última vez que pude hablar con el Obispo … después de un tiempo, él no podía hablar. Tenía dificultades para hablar”, recordó Flores. “Y dije, ‘Obispo, recemos una década del rosario. Solo uno’, dije. Entonces comencé la anunciación y él diría las respuestas. Pasamos la década y pensé que habíamos terminado. No lo habíamos terminado”.

Flores luego dijo que Peña, “con la voz más fuerte que podía hacer”, comenzó a cantar en un momento de espontaneidad.

“Mientras recorres la vida, tú nunca solo estás, contigo por el camino, Santa María, va”, cantó repentinamente Flores, recordando que Peña hizo lo mismo.

Flores luego encabezó a la multitud cantando “Santa María del Camino”.

El cardenal DiNardo compartió su propio recuerdo de Peña al final de la misa posterior al servicio de Comunión.

“Cuando vine aquí hace 17 años como colaborador de Galveston-Houston, el Obispo Peña fue uno de los primeros obispos que conocí”, dijo DiNardo. “Una de las cosas que recuerdo es que en cada reunión de obispos que se celebraba a partir de entonces, cualquier reunión de obispos, el obispo Peña siempre estaba allí. Siempre fue fiel”.

Fue esa fidelidad la que inspiró a los obispos a reunirse en San Juan para la Conferencia de Obispos Católicos de Texas el miércoles para poder asistir al funeral de Peña.

“Siempre estuvo presente para nosotros”, dijo el Obispo auxiliar Michael Boulette de San Antonio después de la misa. “Siempre tenía cosas muy importantes y buenas que decir. Fue un obispo fiel”.

El Rev. Eduardo Ortega de la Iglesia Católica de la Inmaculada Concepción en la ciudad de Río Grande sirvió como uno de los portadores del féretro. Después del canto de “Salve Regina”, un himno mariano, y la bendición del ataúd con agua bendita, compartió sus pensamientos sobre la posibilidad de participar en la misa fúnebre del obispo.

“Fue un gran honor para mí ser portador del féretro y, sobre todo, conocer al Obispo Peña a lo largo de mi sacerdocio”, dijo Ortega. “Me ordenaron cuando llegó por primera vez a la diócesis. Fue un gran mentor y un buen modelo a seguir para mi sacerdocio”.

La hermana Letty Ugboaja dijo que Peña fue una figura paterna para ella desde que la aceptó en la diócesis.

“Ha estado muy cerca de nosotros en términos de espiritualidad y nos ha guiado a todos”, dijo Ugboaja. “Extrañamos a alguien que fue muy cercano, muy cariñoso, muy cariñoso con nosotros. Sé que está descansando en paz y orando por nosotros siempre”.

Adrian Avilés de Brownsville pudo ver el final del funeral de Peña. Dijo que la última vez que vio al obispo fue en una misa fúnebre por un soldado caído en 2020.

“Vi que iban a hacer una misa, pero no pude venir a verla porque tenía una cita”, dijo Avilés. “Pero luego vine y le presenté mis respetos porque era un buen obispo. Todos disfrutamos de todo lo que hizo por nosotros. Ayudó a la comunidad, el Valle. Todo el mundo tiene que irse, pero al mismo tiempo, te acostumbras a verlo y ahora que se ha ido … bueno, ya está allá arriba en el cielo con el Señor “.

fjimenez@themonitor.com