Niño es rescatado de criminales abusos de padres

Por LAURA B. MARTINEZ/El Nuevo Heraldo

Una pareja de Brownsville se enuentra en libertad bajo fianza luego de sus arrestos en un caso de abuso infantil.

La víctima de 10 años es el hijo del padre, informó la policía.

Un esfuerzo conjunto entre la policía de Brownsville y los alguaciles federales llevó al arresto el miércoles de Rudy Hinojosa, de 28 años, y su esposa Olga Quezada, de 42, dijo el investigador Martin Sandoval, portavoz del Departamento de Policía de Brownsville.

Sandoval dijo que la Unidad de Investigación Criminal del Departamento de Policía de Brownsville comenzó su investigación sobre el abuso el 10 de agosto cuando Hinojosa llevó a su hijo de 10 años al Valley Regional Medical Center en Brownsville y dijo que su hijo estaba teniendo convulsiones.

Los médicos y enfermeras del hospital notaron que el niño tenía moretones nuevos y viejos en el cuerpo y que parecía estar desnutrido, dijo Sandoval.

“Los informes indican que se podían ver las costillas del niño por falta de nutrición”.

Los profesionales médicos notificaron al departamento de policía y los agentes fueron enviados al hospital. Los empleados del hospital también le dijeron a la policía que el niño tenía heridas en la cabeza que requirieron cirugía. El niño había sido catalogado en estado crítico después de que le practicaron la cirugía.

Sandoval dijo que la CIU del Departamento de Policía de Brownsville en colaboración con los Servicios de Protección Infantil y los profesionales médicos de VRMC y Valley Baptist Medical Center-Harlingen trabajaron en este caso.

Hinojosa fue acusado y procesado con dos cargos de lesiones a un niño, un delito grave de primer grado y dos cargos de lesiones a un niño, un delito grave de tercer grado y un cargo de abandono que pone en peligro la negligencia criminal de un niño. Sus fianzas ascendieron a 50 mil dólares.

Quezada fue acusado y procesado por un cargo de no informar un delito grave. Su fianza se fijó en 4 mil dólares.

Sandoval dijo que el niño ha sido puesto en cuidado de crianza y se ha recuperado de sus heridas.