Por GARY LONG, El Nuevo Heraldo

El obispo emérito Raymondo J. Peña dejó instrucciones específicas para su funeral, incluso especificando que no habría elogio en su vigilia del rosario, que se llevó a cabo el martes por la noche en la Catedral de la Inmaculada Concepción en Brownsville.

“Soy muy consciente de que el obispo Peña no quería elogios. Si cruzo esa línea, tendrá que esperar hasta que lo vuelva a ver para desafiarme”, dijo el obispo Daniel Flores de la Diócesis Católica Romana de Brownsville durante la homilía en la vigilia del rosario de Peña.

La homilía tuvo lugar durante un servicio que trataba mucho sobre la vida del más allá y al final de una serie de versos sobre la vida de Jesucristo, su crucifixión y resurrección, y el rezo del rosario.

Flores dijo que Peña, quien fue obispo durante 14 años hasta su jubilación, permaneció activo hasta sus últimos días, asistiendo a una reunión de los sacerdotes de la diócesis unas semanas antes de ir al hospital.

El lema de Peña era “Haz todo con amor”, que significa Haz todo con amor, dijo Flores, y la exhortación viene del mismo Cristo.

“Deberíamos intentar hacer todo con amor. El amor es solo otro nombre para el Espíritu Santo. Lo intentamos pero no lo hacemos. Esto es cierto para todos nosotros”, lo intentamos, pero no podemos estar a la altura del ideal.

Flores dijo que a pesar de que Peña se estaba desacelerando en sus últimos días, no se rindió.

“La semana antes de ir al hospital, fue a la reunión de los sacerdotes. Después de todo, era la primera reunión cara a cara que teníamos, perdimos un año y medio, dos años allí en alguna parte, y él iba a dar misa en la prisión de Edinburg y visitar a los niños en Donna”.

Flores dijo que a veces le aconsejaba a Peña: “Obispo, no creo que sea una buena idea”, pero quería estar con la gente.

“Él querría que viviéramos la vida con amor. La vida de un cristiano es muy simple, sepa que ha sido amado y viva su vida como para retribuir”, expresó.

La hermana Norma Pimentel, a quien Peña nombró directora de Caridades Católicas del Valle del Río Grande, dijo ese mismo día que su visita a Peña para visitar a los niños inmigrantes detenidos en Donna es uno de sus mejores recuerdos de Peña.

“A pesar de que estaba envejeciendo y tenía problemas para caminar, me llamó y quería saber cómo estaban los niños y lo invité a que fuera conmigo a visitar a los niños inmigrantes no acompañados que estaban detenidos en Donna”, comentó. “Así que vino conmigo para estar con los niños en Donna y celebró la misa. Esa fue una de las cosas que vi porque reflejaba quién era él”.

Hace varios meses, Peña organizó una reunión entre él, Flores y el obispo auxiliar Mario Avilés para discutir su funeral.

“Le dije, ‘¿por qué estás haciendo esto? Estás bien”, dijo Avilés en un momento del servicio.

Flores también se refirió a la reunión y dijo que la respuesta de Peña a por qué se estaban reuniendo así fue que él estaba mucho más cerca de la muerte que hace, digamos, 30 años atrás.

“Creo que él sabía que el día llegaría antes de lo que la mayoría de nosotros pensamos”, dijo Flores. “Los animo a que continúen orando por él, y habrá observación durante todo el día (miércoles) en la Basílica de Nuestra Señora de San Juan del Valle en San Juan”.

El funeral es el jueves, también en el santuario.

glong@brownsvilleherald.com