Por BERENICE GARCÍA, Redacción

EDINBURG — Esta pasada semana, la ciudad aprobó un presupuesto de $167,7 millones para el año fiscal 2021-22, un aumento de casi el 30% de los $129,4 millones aprobados el año pasado. Al formular el presupuesto para el próximo año fiscal, el cual comienza el 1 de octubre, el administrador de la ciudad, Ron Garza, dijo que una de las prioridades era aumentar el nivel de servicio para sus residentes sin aumentar las tarifas de servicio. 

Parte de los esfuerzos para aumentar los servicios fue la adición de 69 empleados de tiempo completo, aumentando ese personal de 1.076 a 1.141 por un costo de aproximadamente $2.5 millones en salarios y beneficios. 

Entre los nuevos puestos se encuentra el de asistente del abogado de la ciudad y director del aeropuerto, haciendo que el aeropuerto de la ciudad ya no sea una división de la oficina del administrador de la ciudad, sino un departamento propio. Asimismo también están agregando puestos en el departamento de bomberos y el departamento de policía.

Otra de sus inversiones importantes fueron desembolsos de capital como equipos y maquinaria.

“Hicimos inversiones realmente significativas en montacargas y cosas que se utilizarán para la reducción del drenaje, esa fue una gran inversión”, dijo Garza. “Calles, baches, drenaje — esas son siempre las principales preocupaciones y esas fueron las principales preocupaciones de este año presupuestario”.

Algunos de esos recursos se utilizarán para dos proyectos de drenaje, cada uno con su propio equipo dedicado, que se enfoca manteniendo los sistemas actuales. “Normalmente (con) el drenaje, uno piensa en grandes proyectos de bonos, algo así”, apuntó Garza. “Pero ese es realmente solo un paso clave para eso. Mantener sus sistemas actuales son igualmente, si no por igual, más importante probablemente que las cosas de gran infraestructura”.

Uno de esos proyectos se enfocará expandiendo y ensanchando cada canal mantenido por la ciudad, lo que llevará alrededor de 16 meses en completarse y costará alrededor de $200,000 para equipo adicional.

Garza le dio crédito a las saludables fuentes de ingresos de la ciudad por su capacidad para mantener las tarifas de servicio al mismo nivel.

Incluso durante el año fiscal 2019-20, cuando la pandemia de COVID-19 hizo que las empresas limitaran sus servicios o incluso cerraran, la ciudad aún vio un aumento en sus ingresos por impuestos a las ventas.

Este año, esos ingresos están creciendo a una tasa promedio del 16%.

Para el próximo año fiscal, Garza dijo que la ciudad está proyectando oficialmente un crecimiento de los ingresos por impuestos a las ventas del 3%, aunque esperan que supere con creces eso. Está presupuestado para representar el 27% de sus ingresos de fondos generales. “Creo que de este año al próximo, fácilmente podríamos haber proyectado un 10-12%”, señaló Garza, “pero pensamos que eso era demasiado agresivo, así que estamos haciendo un 3%”. “Sabemos que estamos siendo muy conservadores. Entonces, una cosa a la que nos comprometimos con ese ayuntamiento es que a mediados de año, si nuestros ingresos son más altos o los gastos son más bajos y tenemos fondos que no podemos restringir, eso se destinará por completo a un programa de ampliación de carreteras” avanzó Garza. “Tenemos muchas carreteras, calles locales que necesitan ensancharse, así que nosotros tuvimos un tipo de fines específicos”.

Pero para asegurarse de que ellos pudieran seguir brindando los mismos servicios a los residentes, Garza dijo que la ciudad optó por mantener su tasa de impuestos a la propiedad en 0.68 por cada $100 de valoración de la propiedad. El consejo de la ciudad votó para adoptar esa tasa, que fue la tasa adoptada para el año fiscal en curso, durante una reunión del consejo de la ciudad el martes.