Abbott da marcha atrás en su orden de cerrar cruces fronterizos

Por Uriel J. García y Jolie McCullough/The Texas Tribune

El gobernador Greg Abbott dijo el jueves que ordenó a los policías estatales y a la Guardia Nacional de Texas “cerrar seis puntos de entrada a lo largo de la frontera sur” a pedido de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU, para dar un vuelco en su solicitud de ayuda estatal.

Pero un portavoz de CBP dijo que el gobierno federal, que opera los puertos de entrada en la frontera entre Estados Unidos y México, no tenía planes de cerrar ningún puerto de entrada.

“He ordenado al Departamento de Seguridad Pública y la Guardia Nacional de Texas que aumenten el personal y los vehículos para cerrar seis puntos de entrada a lo largo de la frontera sur para evitar que estas caravanas [de migrantes] invadan nuestro estado”, dijo Abbott en un comunicado enviado por correo electrónico. “La crisis fronteriza es tan grave que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU solicita nuestra ayuda ya que sus agentes están abrumados por el caos”.

Renae Eze, portavoz de Abbott, agregó que el estado “está cerrando los puertos de entrada a pedido y en colaboración con CBP”.

Unas horas más tarde, Abbott envió una nueva declaración diciendo que la administración de Biden “ahora ha cambiado a una estrategia diferente que abandona la seguridad fronteriza y, en cambio, facilita que las personas crucen ilegalmente y que los carteles exploten la frontera … Ordené al Departamento de Seguridad Pública de Texas y la Guardia Nacional de Texas que mantuvieran su presencia en y alrededor de los puertos de entrada para disuadir los cruces”.

Dennis Smith, portavoz de CBP, dijo después de la instrucción inicial de Abbott que la agencia no había recibido noticias del gobierno federal para cerrar los puertos de entrada.

“No pude comentar sobre nada de lo que dijo el gobernador, no tengo ninguna información al respecto”, dijo Smith.

Las declaraciones de Abbott no especifican quién en CBP hizo la solicitud de asistencia o qué forma de asistencia se solicitó.

El anuncio de Abbott se produce cuando miles de migrantes solicitantes de asilo, la mayoría de ellos de Haití, esperan bajo un puente internacional en Del Río para ser procesados para ingresar al país, según el sheriff del Condado de Val Verde, Joe Frank Martínez.

Aunque Del Rio ha experimentado un fuerte aumento en las detenciones de migrantes este año, el sheriff dijo que la gente ha estado llegando en números inusualmente altos en los últimos días. El sábado, dijo, había 2  mil 500 migrantes esperando debajo del puente del puerto de entrada. Para el jueves por la mañana, ese número había aumentado a alrededor de 8  mil 400, dijo.

Martínez estimó que alrededor del 70% de los migrantes eran de Haití, que ha sido golpeado por dos tragedias recientes: el asesinato del presidente del país en julio, seguido de un terremoto de magnitud 7.2 en agosto que destruyó miles de hogares.

Los migrantes que buscan entregarse son enviados a esperar debajo del puente y se les da un boleto para marcar su turno para ser procesados, dijo Martínez.

“La Patrulla Fronteriza está abrumada”, dijo. “Simplemente no pueden procesarlos lo suficientemente rápido, por lo que hay una acumulación de estas personas debajo del puente. No están detenidos, simplemente están reunidos allí esperando su turno para ser procesados”.

En agosto, agentes federales registraron 5 mil 196 encuentros con haitianos en el sector de Del Rio, un aumento del 25% con respecto al mes anterior, según las últimas estadísticas de CBP.

“La Patrulla Fronteriza está aumentando su mano de obra en el sector de Del Rio y coordinando esfuerzos dentro [del Departamento de Seguridad Nacional] y otros socios federales, estatales y locales relevantes para abordar de inmediato el nivel actual de encuentros de migrantes y facilitar un ambiente seguro, humano y proceso ordenado”, dijo Smith en un comunicado enviado por correo electrónico. “Para prevenir lesiones por enfermedades relacionadas con el calor, el área sombreada debajo del Puente Internacional Del Rio sirve como un lugar de estacionamiento temporal mientras los migrantes esperan ser llevados bajo la custodia de la USBP”.