Sargento de Primera Clase (RET) Antonio Hernández Pumarejo

BROWNSVILLE —Sargento de primera Clase (RET) Antonio Hernández Pumarejo, de 86 años, falleció en su casa en Brownsville, Texas el 13 de agosto de 2021. Nacido el 17 de octubre de 1934 en Matamoros, Tamaulipas, México, él fue precedido en la muerte por su Madre Lilia Pumarejo y su hermano Servando “Chere” Hernández.

Antonio era un devoto esposo, un padre amoroso y un abuelo y bisabuelo apreciado. Antonio deja atrás al amor de su vida y esposa de 61 años, Irene Cisneros Bochas con quien se casó el 3 de mayo de 1960 y quienes juntos tuvieron cuatro hijos — Irene H. de Siller (Héctor E. Siller), Alfredo G. Hernández, gemelos Marco A. Hernández (Graciela L. Garza de Hernández) y Clemencia “Clem” Hernández. A Antonio le sobreviven su hermano Gualberto “Beto” Hernández; sus nietos Daniela Irene Siller [Javier Alejandro Almanza], Héctor Eduardo Siller II [Gabriela Garza], Marcela Alejandra Siller [Luis Flores], Luis Adrián López Hernández, Diego Andrés López Hernández, Mauro Alejandro López Hernández [Marián López] y Andrés Hernández; bisnietos Carlos Alejandro Almanza, Daniela Victoria Almanza, Sofía G Siller, Héctor E Siller III, Mauro Alejandro López Jr. así como numerosos sobrinos y sobrinas. Cortés de modales, de comportamiento digno, de corazón bondadoso y de moral pura, era amado por sus amigos, honrado por sus conocidos y respetado por los hombres que dirigía en el ejército.

El lugar que ocupó en la vida de su familia nunca podrá ser ocupado. Ese lugar no lo conocerá más; pero dondequiera que haya nobleza de carácter, donde haya mansedumbre de espíritu, donde estén todas las cosas que contribuyen al amor y la paz, allí Antonio ha encontrado su hogar. Antonio llevó una vida de dedicación a su familia y al ejército. Durante su carrera militar, él se desempeñó en varios escenarios, incluidas las asignaciones de la Guerra Fría a Europa y las asignaciones de posguerra a Corea del Sur, donde se recurrió a sus habilidades como ingeniero de combate del ejército de los EEUU. Tal era su habilidad, que fue transferido y se convirtió en un Boina Verde de las Fuerzas Especiales. El último lema de los Boinas Verdes “Profesional silencioso”, rara vez hablaba de sus asignaciones.

Un hombre de familia dedicado, dejó los Boinas Verdes al principio de su carrera militar para estar más cerca de su amada esposa y familia hasta su jubilación en 1979. Antonio apreciaba a la familia, era un insaciable jardinero y hábil en la música y el arte. Sobre todo, valoraba el tiempo en casa con la familia.

Se celebrará una misa el 20 de agosto de 2021 a las 3 p.m. en la Iglesia St. Mary’s, 1914 Barnard Rd, Brownsville, Texas.