ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 28 de septiembre de 2020, una mujer sostiene una pancarta que dice, en español, "Aborto legal, seguro y gratuito, legalice y despenalice el aborto ahora, por la independencia y autonomía de nuestros cuerpos", como aborto- Manifestantes de derechos humanos se manifiestan frente al Congreso Nacional en el "Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe", en la Ciudad de México. La Corte Suprema de México anuló el martes 7 de septiembre de 2021 varias leyes en el estado norteño de Coahuila que criminalizaban el aborto. (Foto AP / Rebecca Blackwell, archivo)

Por MARÍA VERZA Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO— La Suprema Corte de Justicia de México declaró el martes inconstitucional penalizar el aborto, un fallo considerado histórico por jueces y feministas que puede abrir las puertas a reformas legales en todo el país.

El alto tribunal aprobó por unanimidad anular varios artículos de una ley del estado norteño de Coahuila que consideran delito abortar y criminalizan tanto a las mujeres como al personal que pudiera ayudarlas a interrumpir su embarazo.

El fallo judicial afectará de forma inmediata a ese estado pero sienta un importante precedente porque establece un “criterio obligatorio para todos los jueces y juezas del país” que deberán actuar en el mismo sentido si tienen que decidir sobre un caso de aborto, dijo el presidente de la la corte, Arturo Zaldívar.

“A partir de ahora no se podrá, sin violar el criterio de la Corte y la Constitución, procesar a mujer alguna que aborte en los supuestos que ha considerado válidos este tribunal”, agregó Zaldívar.

El detalle de los supuestos quedará claro cuando se publique la sentencia pero todo apunta a que la despenalización afectará a la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas, que es el plazo en el que se permite abortar en los cuatro estados en los que esta práctica es legal: Ciudad de México, Oaxaca, Veracruz e Hidalgo.

En los 28 estados restantes sigue estando penalizado, salvo en caso de violación, y algunas regiones lo permiten también cuando peligra la salud de la madre.

La Suprema Corte se había pronunciado en el pasado a favor de amparos puntuales interpuestos por mujeres que habían visto violados sus derechos, por ejemplo, al ser castigadas aunque hubieran sido violadas. Pero según Rebeca Ramos, directora de la organización no gubernamental de derechos reproductivos GIRE, esta es la primera vez que los magistrados debatían el fondo de la cuestión: si abortar debía ser considerado un delito o no.

El fallo “es reflejo de una histórica lucha del movimiento feminista por el aborto legal, seguro y gratuito”, dijo su colectivo en un comunicado. “Esperamos que en todo el país las mujeres y personas con capacidad de gestar tengan las condiciones y la libertad para determinar su destino reproductivo”.

La resolución judicial abre las puertas, por ejemplo, a que una clínica privada pueda ofrecer estos servicios en Coahuila, pero las organizaciones feministas confían sobre todo en que fuerce a las autoridades a diseñar las políticas públicas necesarias que todas las mujeres puedan ejercer su derecho a decidir.

Ramos confió también en que el fallo invite a los congresos de los estados en los que abortar sigue siendo un delito a revisar sus leyes antes de sean recurridas.

El tema sigue polarizando mucho a la sociedad y un ejemplo es cómo el martes tanto grupos a favor del aborto como colectivos provida se manifestaron en las puertas de la corte, unos con pancartas, otros rezando y con imágenes de la virgen, ya que la iglesia católica es una de las mayores críticas a la interrupción del embarazo.

La magistrada Margarita Ríos Farjat criticó que se violen los derechos de las mujeres “por estar a favor de la vida” y denunció los estigmas que pesan sobre una mujer que aborta y es tachada de “ignorante”, de “mala o egoísta, porque las buenas mujeres culminan la gestación y dan en adopción al bebe” o de “irresponsables”, afirmó.

“Nunca más una mujer o una persona con capacidad de gestar deberá ser juzgada penalmente”, dijo Luis María Aguilar, el juez proponente del recurso. “Hoy se destierra la amenaza de prisión y el estigma que pesa sobre las personas que deciden libremente interrumpir su embarazo”.