Otorgan 2 millones de dólares a UTRGV para el estudio de la diabetes

BROWNSVILLE – Siendo el sur de Texas predominantemente hispano, que supera con creces las tasas nacionales y estatales de diabetes tipo 2, UTRGV recibió una subvención federal de cuatro años por dos millones de dólares para identificar mutaciones genéticas raras en familias numerosas.

La Dra. Joanne Curran, profesora del Instituto de Diabetes y Obesidad del Sur de Texas de la Facultad de Medicina de UTRGV, recibió los fondos que permitirán estudiar esta enfermedad en el sur de Texas, incluido el Valle del Río Grande.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU han determinado que las personas con diabetes corren un riesgo más alto de enfermarse severamente si contraen el COVID-19.

Curran, investigadora principal del estudio, dijo que su enfoque es identificar a las personas con mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y contribuir a las opciones de tratamiento para esta enfermedad, que es muy prevalente entre la población hispana.

“Estamos aprendiendo más sobre la genética de la diabetes”, dijo Curran en un comunicado de prensa. “Sin embargo, todavía estamos rascando la superficie en este punto y todavía hay mucho que aprender”.

Curran y su equipo de científicos creen que la composición genética de la comunidad hispana puede ser la clave para comprender cómo funciona la enfermedad.

Al observar las familias numerosas, muchas de ellas con antecedentes de diabetes tipo 2, el equipo de Curran espera identificar mutaciones raras en su ADN.

“Cualquier mutación con un impacto significativo podría ser una pista para una cura, dijo Curran. “Cuando una mutación rara aparece repetidamente junto con la diabetes, se vuelve de interés para los investigadores porque podría ser un objetivo potencial para el tratamiento”.

La subvención, otorgada por los Institutos Nacionales de Salud, se titula “Evaluación de la influencia del lipidoma humano en el riesgo de diabetes en una población minoritaria”. Se centra en identificar cómo las mutaciones genéticas raras que se correlacionan con la diabetes tienen un efecto sobre los lípidos, uno de los componentes básicos de las proteínas en las células humanas.

De acuerdo al comunicado, para este estudio, el equipo de STDOI utilizará muestras de sangre que ya están disponibles en un gran biobanco de familias hispanas del sur de Texas. Curran dijo que están en el proceso de medir los más de 800 lípidos diferentes en cada una de estas muestras para su análisis.

Una mejor comprensión de las funciones celulares esenciales involucradas con la diabetes, incluido el papel de los lípidos, puede conducir a futuras investigaciones para apuntar a esos genes específicos y desarrollar medicamentos que aborden el daño causado por las mutaciones.

Por ejemplo, Curran dijo que una mutación genética podría alterar los procesos metabólicos y no permitir que las células quemen grasa para obtener energía. Al “apagar” sistemáticamente esos genes mutados, Curran y su equipo obtendrán una mejor idea de las vías que pueden perturbar las mutaciones raras. Esa información puede revelar dónde se necesita un medicamento para tomar el relevo y restaurar la función del gen mutado.

“Todo está equilibrado”, dijo Curran, “tratando de identificar el papel de esas mutaciones y cómo podríamos contrarrestar su efecto”.