Caen inscripciones; padres prefieren mantener a sus hijos en casa debido a incremento de COVID

Por FERNANDO DEL VALLE/Valley Morning Star

SAN BENITO — Los números de inscripción de estudiantes están disminuyendo ya que algunos padres continúan manteniendo a sus hijos en casa sin que tomen clases en el aula, ya que la variante delta aumenta los casos de COVID-19.

En todo el Valle del Río Grande y en todo el estado, algunos distritos escolares informan que las cifras de matrículas son inferiores a las del año pasado, lo que reduce los presupuestos a medida que las aulas regresan a la instrucción presencial.

Según una fórmula, muchos distritos del Valle pueden perder alrededor de 5 mil 500 dólares por día en fondos estatales por cada estudiante que no se presente a clase.

Enfrentando restricciones presupuestarias, los distritos han recurrido al Fondo Federal de Ayuda de Emergencia para Escuelas Primarias y Preparatorias, o ESSER, para tratar de compensar las pérdidas.

“Eso nos está ayudando en lo que respecta a la recuperación”, dijo el miércoles Ramiro Moreno, presidente de la junta escolar de San Benito. “Pero los fondos estatales provienen de la inscripción. Si la inscripción no llega al nivel que se supone que debe estar, nuestra financiación estatal sufrirá”.

 

Caen inscripciones

En San Benito, donde las clases comenzaron el 11 de agosto, el número de inscripciones se redujo a aproximadamente 8 mil 300, frente a las 9 mil 748 del año pasado.

Durante el año escolar 2019-2020, la inscripción del distrito fue de 10 mil 249, en comparación con los 10 mil 520 durante 2018-2019.

Mientras tanto, el número de asistencia diaria del distrito escolar de Brownsville cayó a 34 mil 629 el martes después de inscribir a 40 mil 294 estudiantes.

“Los números han bajado bastante”, dijo Moreno.

Las autoridades dijeron que la inscripción entre los estudiantes de 11 años o menos, aquellos que son demasiado jóvenes para recibir la vacuna COVID-19, ha sido la más afectada debido a que las escuelas reabren las aulas después de un año que les dio a los padres la opción de mantener a sus hijos en casa para el aprendizaje en línea.

“No tenemos otra alternativa, es el aprendizaje cara a cara para todos los distritos escolares”, dijo Moreno.

“Es fundamental, especialmente para los más pequeños: jardín de niños, primer y segundo grado. Es muy importante volver al aprendizaje presencial”.

Si bien muchos distritos escolares exigen que los estudiantes usen cubrebocas, el gobernador Greg Abbott está tomando acciones legales, advirtiendo que están desafiando su orden que prohíbe a los gobiernos locales exigir que se cubran el rostro.

“Existe una contradicción con si exigimos cubrebocas o no”, dijo Moreno.

 

Brote de COVID-19

Dentro de la comunidad, un brote de COVID-19 está llevando a algunos padres de San Benito a mantener a sus hijos en casa, dijo el miembro de la junta Orlando López.

“Varios niños de la comunidad se manifestaron positivos”, dijo. “Esa es una de las razones de esta orden de uso de cubrebocas. Estamos tratando de hacer todo lo posible para asegurarnos de que los padres se sientan cómodos enviando a sus hijos de regreso a la escuela”.

 

Llegar a los padres

En las oficinas del distrito, los funcionarios llaman a los padres para asegurarles que es seguro que sus hijos regresen al salón de clases.

“Estamos hablando por teléfono”, dijo Oscar Medrano, miembro de la junta. “Los padres están acostumbrados a que los niños se queden en casa. Nos estamos acercando a nuestros padres para decirles que es seguro. Acabamos de implementar un mandato de uso de cubrebcoas. Hacemos controles de temperatura. Estamos tratando de que todos vuelvan. Llevamos dos años de retraso debido a COVID y tenemos que ponernos al día”.

El año pasado, los funcionarios estatales permitieron que los distritos escolares ofrecieran instrucción en el aula junto con aprendizaje en línea en el hogar.

Este año, los funcionarios quieren que los estudiantes regresen al aula después de que el aprendizaje en línea llevó a muchos a bajar las calificaciones.

“A nivel local, nos estamos acercando a los padres para alentarlos a inscribir a sus hijos para que no se queden atrás académicamente”, declararon los funcionarios del distrito.

A medida que los estudiantes y los maestros regresan al aula, los funcionarios continúan trabajando para hacer de la seguridad su prioridad, dijo el superintendente Nate Carman.

“Permanecemos atentos y conscientes de los desafíos asociados con la naturaleza evolutiva de la pandemia de COVID-19”, afirmó. “Nuestros principios rectores para cada decisión que tomamos es garantizar el bienestar de nuestros estudiantes, empleados y familias”.

 

fdelvalle@valleystar.com