Agencia Reforma

REYNOSA, Tamaulipas — Elementos de la Policía de Tamaulipas y el Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) incursionaron en un rancho abandonado y decomisaron cinco vehículos que eran utilizados por bandas del crimen organizado, informó el sábado la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

El operativo coordinado ocurrió la tarde del viernes en un rancho cercano a la cabecera del ejido Congregación Garza, epicentro de constantes balaceras entre células del crimen desde hace varios años.

Los agentes del GOPE realizaron una inspección aérea en la zona conflictiva de la zona rural de Reynosa.

Con un helicóptero y miras telescópicas, detectaron los cinco vehículos todo terreno y observaron que se trataba de uno de los predios deshabitados por sus dueños, por lo que decidieron guiar al convoy vehicular al lugar.

“Al llegar los policías estatales y los efectivos del GOPE encontraron una Jeep Cherokee color café, una Jeep Grand Cherokee color azul, una camioneta Chevrolet Avalanche color blanco, una Nissan de carga de color blanco y una camioneta Chevrolet Suburban color arena”, precisó la Secretaría.

La narco-guerra del crimen organizado ha ahuyentado a la población rural hacia la ciudad desde abril de 2017, tras luego que el líder regional del Cártel del Golfo (CDG), Juan Manuel Loza Salinas, alias “Comandante Toro”, fue abatido.

La muerte del último líder regional del CDG generó una división interna en el Cártel que desembocó en células (Dragones, Ciclones, Metros) que disputan el territorio entre Matamoros, Río Bravo, Valle Hermoso, Reynosa y Méndez. La narco-guerra entre estas células provocó un éxodo en zona rural, ya que las bandas delincuenciales invadieron rancherías, despojaron a residentes y usan los ranchos como casas de seguridad.