Doctor: Adolescente de Mercedes se ahogó en su propia sangre después de ser apuñalado

Por MARK REAGAN/The Monitor

EDINBURG — Un patólogo forense testificó el jueves por la tarde que un residente de Mercedes de 16 años se ahogó en su propia sangre después de sufrir una puñalada de cuatro pulgadas de profundidad en el pecho que le perforó el esternón.

“Esta es una herida profunda en un órgano vital, el área del pulmón/corazón”, dijo al jurado Ray Fernández, patólogo forense del Condado de Nueces.

El testimonio se produjo en el segundo día de prueba en el juicio de Fidencio Castillo Cosme, residente de Mercedes, de 34 años, acusado de asesinato junto con su hermano Juan José Cosme, de 37 años, acusados de agredir a Armando Torres IV desde atrás el 28 de septiembre de 2020 después de sospechar que él había cometido un robo en su residencia la noche anterior, según el testimonio de un testigo y una declaración grabada en video que Fidencio le dio a la policía.

Ambos hombres se han declarado inocentes y Juan está a la espera de un juicio.

Esa herida profunda que se acusa a los hombres de infligir es lo que causó una hemorragia interna severa que detuvo el corazón de Torres, testificó Fernández, y dijo al jurado que este tipo de herida hace que una persona colapse en aproximadamente un minuto y resulta en una muerte rápida.

Fernández realizó la autopsia de Torres y el jueves la defensa y la fiscalía revisaron más de 70 imágenes de ese procedimiento para determinar cuáles mostrar al jurado.

Esas fotos incluían imágenes de Torres y sus heridas, incluidas algunas en sus antebrazos que, según Fernández, probablemente sean de defensa, zapatos con sangre y ropa empapada de sangre.

El procedimiento del jueves también reveló que el mejor amigo de Torres, un joven de 16 años que The Monitor no identifica porque es menor de edad, no se presentó a la corte para testificar. Es probable que lo busquen y lo lleven a la corte.

En los argumentos iniciales del miércoles, el fiscal de distrito adjunto Jay Garza le dijo al jurado que Torres se dirigía a la casa de su mejor amigo para pasar el rato y fumar marihuana cuando los hermanos lo atacaron por la espalda, y Juan colocó a Torres en una llave de cabeza antes de que Fidencio comenzara a cortarle los antebrazos antes de apuñalarlo en el pecho.

El testimonio de un testigo presencial el jueves, sin embargo, indicó que pensó que Fidencio colocó a Torres en una llave de cabeza y que Juan tenía un objeto en la mano.

Este es Víctor De La Torre, quien se encontraba en la casa de su hermano, que está muy cerca de donde la policía dice que Torres fue apuñalado, para alimentar a su perro. Ese día estaba en el patio tratando de empujar su vehículo dañado por la inundación hacia el camino de entrada cuando vio a Torres caminando por la calle.

“Parecía que estaba ocupándose de sus propios asuntos”, dijo de Torres.

Torre dijo que no podía creer lo que estaba viendo y recordó lo que dijo que era un ataque sorpresa, pero no llamó a la policía.

Dijo que fue porque vio a Torres huir y los hermanos entraron corriendo a su casa antes de salir e irse en un vehículo.

“Pensé que se había escapado, en su mayor parte”, dijo Torre.

Otro testigo que subió al estrado, Refugio Garcés, dijo al jurado que se dirigía a una cita con el médico en Harlingen cuando vio a Torres caminando por la calle. Dijo que condujo alrededor de Torres y que cuando miró por el espejo retrovisor, estaba en el suelo con otros dos hombres.

Garcés dijo que no vio cuando los hombres atacaron a Torres porque estaba conduciendo, pero dijo que vio a uno de ellos con un objeto que luego descubrió que era un cuchillo largo o un machete corto.

Se espera que el juicio continúe hasta la próxima semana.