Associated Press UN PARTIDARIO de las de las leyes de portar armas, usa una pistola mientras se prepara para una manifestación en apoyo de las leyes de portar armas en el Capitolio, en Austin, Texas.

AUSTIN, Texas — Texas está a punto de eliminar una de sus últimas restricciones importantes sobre armas después de que los legisladores aprobaron permitir que las personas porten armas sin una licencia, y la verificación de antecedentes y la capacitación que la acompañan.
La Legislatura, dominada por los republicanos, aprobó la medida el lunes y se la envió al gobernador Greg Abbott, quien ha dicho que la firmará a pesar de las objeciones de los grupos encargados de hacer cumplir la ley que dicen que pondría en peligro al público y a la policía.
Los grupos de control de armas también se oponen a la medida, señalando la historia reciente de tiroteos masivos en el estado, incluidos los de un Walmart de El Paso, una iglesia en Sutherland Springs y una escuela secundaria en las afueras de Houston.
Texas ya tiene algunas de las leyes de armas más flexibles del país y tiene más de 1.6 millones de titulares de licencias de armas de fuego.
Los partidarios del proyecto de ley dicen que permitiría a los texanos defenderse mejor en público al tiempo que aboliría los impedimentos innecesarios al derecho constitucional a portar armas. Una vez que se promulgue como ley, Texas se unirá a casi dos docenas de otros estados que permiten algún tipo de porte no regulado de un arma de fuego y, con mucho, será el más poblado.
La Asociación Nacional del Rifle estuvo entre los que apoyaron la medida, y un portavoz la calificó como la medida de derechos de armas “más importante”.