Mariana Montes, Agencia Reforma
MONTERREY, NL 09-May-2021 .-Quizá el regalo perfecto para mamá en este 10 de mayo es el bienestar emocional.
Y es que, durante la pandemia de Covid-19, las jefas de la casa han sido de los grupos más afectados, colocando su balance psicológico en riesgo, coinciden especialistas en psicología.
“El papel que juegan las madres en las familias las pone en una situación crítica en medio de lo que estamos viviendo porque son las principales responsables de la dinámica en el hogar”, dice Leslie Esqueda, coordinadora de las Puertas Violeta de Alternativas Pacíficas.
“Están entre la espada y la pared: deben repartir su tiempo y solucionar el cuidado de los hijos al estar las escuelas cerradas, además de cumplir con los roles laborales que ya tenían”.
¿Cuál es el resultado? Más estrés, quizá acompañado de desesperanza, irritabilidad, falta de concentración, frustración y hasta problemas para dormir.
“Y debemos remarcar que su bienestar es muy necesario porque las mamás mueven todo el sistema. Ellas son el soporte, entonces, si ellas se sienten seguras, equilibradas y sanas van a transmitir y a repercutir en todos los sentidos de la vida: en los hijos, en la pareja, en lo laboral”, añade Michelle Salinas, directora del Centro de Psicología y Psicopedagogía Psicree.

RECUPERA EL BALANCE
Pero, ¿cómo regresar al equilibrio y a la paz, después del vuelco que trajo la pandemia de Covid-19? Existen medidas que pueden tomar tanto las mamás como el resto de la familia. Esto es lo que recomiendan las psicólogas Esqueda y Salinas:

PARA MAMÁ
1. Aprende a leer tus emociones: identifica qué necesitas satisfacer en cuanto a tu alimentación, tu higiene y tu esparcimiento.
2. Sé bondadosa contigo misma: no necesitas ser perfecta y no debes sentir culpa por ello.
3. Pon límites: está bien no poder con todo. Negocia las tareas del hogar para quitar algo del peso con el que cargas.

PARA LOS OTROS
1. Muestra agradecimiento y empatía: utiliza con mamá frases como “te entiendo”, “te respeto” y “te agradezco”.
2. Sé consciente de la realidad de la familia: papá también puede asumir la responsabilidad de cuidar a los pequeños del hogar. Las y los adolescentes tienen la capacidad de asumir tareas, como cocinar sus alimentos, lavar los platos y/o la ropa. Es vital pensar ¿qué puedes hacer para facilitar la vida de mamá?

ASÍ LE HICIERON ELLAS
Elizabeth, emprendedora y madre de un niño de casi 8 años, tuvo que poner un alto y alzar la voz tras sentir que su salud emocional estaba desgastada.
“Durante esta pandemia empecé una terapia para sacar todo lo que llevo adentro y me ha servido bastante, aunque tengo que admitir que tuve quiebres, lloré y de repente ya no quería nada”, relata.
“Por eso mi mensaje a las mamás es que no tengan miedo a pedir apoyo. Es verdad que como mujeres de repente es difícil pedir (auxilio) porque lo asociamos con el fracaso. Yo les digo que salten esa barrera, porque admitir que no pueden es realmente dar un paso hacia delante, no algo negativo”.
Algo similar dice Ana María, emprendedora social con tres pequeños de 8, 6 y 2 años.
“Mantener la cordura es el reto y más cuando tienes a los niños más chiquitos, porque la verdad es que las autoridades no consideraron a los menores. Por ejemplo, si yo quería ir a una capacitación no tenía una guardería a dónde llevar a mis hijos”, señala.
Lo bueno, agrega, es que encontró apoyo en las personas que atraviesan la misma situación: son las otras mamás que comprenden lo demandante que es el cuidado de una personita.
“En redes sociales he encontrado grupos de apoyo y encontré una actividad de danza con bebé. Estos son los espacios que recomiendo, es donde no me siento tan sola”.