Por Mauro de la Fuente, Agencia Reforma

CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas—Después de una semana de no ser visto en público, el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca reapareció el viernes, pero sólo en un video en el que afirmó que de lo único que lo pueden acusar es de no haberse sometido a un Gobierno sin razón que pretende imponer su voluntad.

En un mensaje de 10 minutos, publicado en sus redes sociales, el tamaulipeco aseguró que no es la ley, sino el capricho lo que definirá su destino por no haberse dejado someter al Gobierno federal.

“De lo único que me pueden acusar”, sostuvo, “es de no haberme dejado someter ante un Gobierno sin razón que, a través de la descalificación, la presión y la amenaza, pretende imponer su voluntad, violando las leyes y la Constitución”.

Afirmó que su suerte se decidió hace mucho tiempo, desde el momento en que alzó la voz para defender los intereses de las y los tamaulipecos.

“El odio al adversario, al diferente, se ha convertido en política pública de este Gobierno federal.

“No hay quién se salve de la palabra insidiosa, de la abierta amenaza, del uso de las instituciones públicas para la calumnia, para ser castigado, señalado y hasta encarcelado”, agregó.

Particularmente, dijo, para quienes han sido opositores al Presidente Andrés Manuel López Obrador desde hace años, una Oposición apegada a la ley, a las instituciones y a las reglas democráticas, son ahora foco de la embestida gubernamental.

“Porque este desafuero no se trata de vínculos con el crimen organizado, como falsamente se ha difundido, tampoco se me acusa de pactar, proteger o dejar huir a un delincuente o a un capo.

“No me imputan de haberme apropiado de recursos públicos, en beneficio propio o de mi familia.

“No he sido llamado a cuentas por desobedecer alguna ley o algún mandamiento judicial. No estoy frente a ustedes por aparecer agarrando dinero en efectivo, por ningún motivo me desafueran por enfrentar denuncias de violación a una mujer o por acoso sexual contra menores inocentes.

“No de ninguna de estas cosas se me acusa”, afirmó.

“La mayoría del partido en el Gobierno, Morena, me quiere desaforar y remover del cargo por no haber pagado, supuestamente los impuestos de una compra-venta de un departamento, así como lo escucha, eso es todo por lo absurdo que parezca”, añadió.

El Mandatario dijo que, a lo largo del procedimiento, su defensa he demostrado que esta operación fue licita, que los impuestos fueron debidamente declarados y pagados, y que su patrimonio es producto del esfuerzo familiar de toda una vida.

“Es claro”, dijo, “que cuando hay consigna ninguna prueba o racionamiento jurídico es suficiente para que impere la verdad y la razón”.