Por Gabino Arriag
Agencia Reforma

MONTERREY, México — Mediante su página de Facebook, integrantes de Buscadoras de Nuevo León, convocaron a familiares de personas desaparecidas para acudir a realizar una prueba de ADN y agilizar la identificación en caso de localizar a alguna víctima.

Las tomas de las muestras la realizan personal del Centro Regional de Identificación Humana, del estado de Coahuila, en las instalaciones del Gimnasio La Moderna, ubicado en el cruce de las calles Magnolia y Palma, en la Colonia Moderna.

María de Lourdes Huerta, integrante de la asociación, dijo que todo inició cuando se unieron familiares de personas que habían desaparecido en condiciones violentas o que simplemente ya no supieron nada de ellas.

La mujer mencionó que de inicio los familiares de desaparecidos se registran en la página de Facebook “Buscadoras Nuevo León”, para luego acudir al gimnasio a dar la versión de lo ocurrido, los datos de la persona desaparecida y luego se les toma una muestra de sangre.

“La muestra se hace con un pequeño pinchazo en uno de los dedos, ya que la muestra de saliva no se está realizando a causa de la contingencia de salud.

“Luego, las muestras se envían al laboratorio genético de Antropología y Arqueología Forense de Guatemala, quienes también participan con nosotros, además del Grupo Especial de Búsqueda Inmediata (GEBI) del estado de Nuevo León”, dijo Huerta.

Agregó que tras la convocatoria se atenderán en el día a unas 200 personas registradas, de Tamaulipas y Coahuila, de algunos colectivos como Colectivo Tamaulipas 21 de Marzo, Colectivo Buscando por Tamaulipas, entre otros.

Huerta dijo que se unió al colectivo tras iniciar la búsqueda de su hijo Kristian Karina, quien desapareció el 12 de agosto del año 2010, mientras manejaba un camión con una carga de chocolate, que salió de Monterrey hacia Coahuila.

“No supimos si su desaparición ocurrió en tierra de Nuevo León o en Coahuila, y hasta la fecha seguimos igual, ya 11 años y nada”, mencionó.