Padre de hombre fallecido en un arresto interpone demanda

Hay cuatro agentes del sheriff denunciados

Por MARK REAGAN Redacción

El padre de un hombre de 22 años quien murió después de sufrir una grave lesión en el cuello durante un arresto del fin de semana de Pascua de 2020 por violar una orden de emergencia local de COVID-19, así como por intoxicación pública, ha presentado una demanda federal contra cuatro agentes de la Oficina del Sheriff del Condado de Hidalgo.

El abogado Alejandro Guerra interpuso la demanda en nombre de Jorge Luis González Soto, padre de Jorge Alejandro González Zúñiga. El litigio acusa a los agentes Steven Farias y Marco Guerrero y a dos agentes sin identificar como John Doe 1 y John Doe 2 por violar los derechos civiles de Zúñiga, lo que le provocó lesiones graves que resultaron en su muerte.

Zúñiga murió el 8 de julio de 2020, luego de sufrir múltiples complicaciones por sus lesiones, según la demanda. Fue arrestado el 12 de abril de 2020 a las 2:15 a.m. en una fiesta en la casa de su amigo después de que la oficina del sheriff respondiera a un informe de un altercado sin relación.

“Durante el transcurso de la detención, los agentes atacaron y agredieron al señor Zúñiga. Lo electrocutaron varias veces, lo empujaron al suelo, le aplastaron el cuello, lo esposaron y le sujetaron los tobillos. En un momento dado, lo tropezaron intencionalmente y cuando no se levantaba mientras aún estaba completamente encadenado, lo golpearon. Finalmente, lo colocaron en la patrulla y lo transportaron directamente al Centro de Detención de Adultos del Condado de Hidalgo”, afirma la demanda.

Fue allí donde el litigio alega que la oficina del sheriff ignoró las lesiones obvias y no brindó atención médica durante casi 24 horas que, según su padre, resultaron en la muerte de su hijo.

“Durante las siguientes semanas el señor Zúñiga sufrió múltiples complicaciones derivadas de sus heridas. Fue hospitalizado o enviado a urgencias en múltiples ocasiones. En última instancia, el 8 de julio de 2020 o alrededor de esa fecha, la causa de la muerte del Sr. Zúñiga se incluyó como aguda en insuficiencia respiratoria crónica. La muerte del Sr. Zúñiga fue consecuencia directa de las lesiones causadas por los agentes que lo arrestaron y la falta de atención médica de estos acusados”, alega la demanda.

La madre de Zúñiga, Catalina Zúñiga Herrera, su esposa, Johana Acosta, presentaron por primera vez una demanda contra los mismos acusados en septiembre pasado.

Ambas demandas son en términos casi idénticas.

No está claro si las partes están trabajando en conjunto sobre la base de una estrategia legal. Guerra, el abogado del padre de Zúñiga, declinó en este momento comentarios, pero dijo que podría ser contactado para hacer comentarios en el futuro.

Una agencia de relaciones públicas que ampliamente publicitó la demanda de su madre en nombre del bufete de abogados Thomas J. Henry que presentó esa demanda, no respondió a una solicitud de comentarios enviada por correo electrónico.

Los juicios contra los agentes hacen los mismos alegatos. El 11 de abril de 2020, Zúñiga estaba en la casa de su amigo en Semana Santa mientras hacía una carne asada y se quedó allí hasta la madrugada del 12 de abril de 2020.

“En algún momento durante la noche, un individuo, sin relación con el Sr. Zúñiga y que no formaba parte de la fiesta a la que asistía, pero que vivía en otra parte del parque de casas rodantes, tuvo un altercado. Ni el Sr. Zúñiga ni nadie en la barbacoa estuvieron involucrados en este altercado”, afirman las demandas.

Respondieron tres ayudantes del sheriff, incluido Farias.

“Cuando llegaron los ayudantes del sheriff, el señor Zúñiga dormía en el patio de la casa de su amigo. Los agentes se acercaron al Sr. Zúñiga y descubrieron que vivía en otro lugar. En ese momento le dijeron que se fuera a casa”, según las demandas.

El litigio dice que Zúñiga siguió sus órdenes y comenzó a irse a casa.

“En ese momento los agentes decidieron arrestarlo por violar la orden de manejo de emergencias e intoxicación pública; dos delitos menores no violentos. Estos cargos finalmente fueron retirados y desestimados”, afirman las demandas.

Es entonces cuando los abogados que representan al padre, la madre y la esposa dicen que los agentes agredieron a Zúñiga al desplegarle una pistola Taser, empujarlo al suelo y aplastarle el cuello. “El Sr. Zúñiga fue transportado directamente al centro de detención y no se le realizó una evaluación médica para determinar el alcance de sus lesiones.

Una evaluación de suicidio del Sr.Zúñiga tuvo lugar el 12 de abril de 2020 a las 2:57 a.m. por el agente Marco Guerrero. En ningún momento la evaluación hace referencia o reconoce las obvias lesiones sufridas por el señor Zúñiga”, afirman las demandas.

Según los abogados en ningún momento antes del ingreso, Zúñiga recibió una evaluación médica adecuada por parte del apropiado personal médico. “En el momento en que se tomó la foto policial del Sr. Zúñiga, lo cual fue antes de que lo colocaran en su celda, él no podía mantener la cabeza erguida y tiene que ser asistido (por) (sic) agentes.

A pesar de las obvias lesiones, incluyendo una gran inflamación del cuello, cortes y contusiones, los funcionarios de la cárcel actuaron con deliberada indiferencia y en ningún momento enviaron al Sr. Zúñiga para una evaluación o tratamiento médico. En cambio, lo arrojaron al ‘tanque de borrachos’ y lo dejaron solo”, alegan las demandas.

Allí permaneció él más de 21 horas sin atención médica, según los abogados.

“Finalmente, a las 12:11 a.m. o cerca de las 12:11 a.m. del 13 de abril de 2020, unas veintidós (22) horas después de su arresto y veintiuna (21) horas después de su registro, alguien en la cárcel revisó al Sr. Zúñiga. Se descubrió que no respondía”, según las demandas. Fue entonces cuando los abogados dicen que el personal de la cárcel finalmente transportó a Zúñiga al hospital para recibir atención médica.

Guerra dice que la oficina del sheriff se enteró más tarde de que sufrió una fractura vertebral.