Por Miguel Domínguez
Agencia Reforma

NUEVO LAREDO, Tamaulipas 02-Apr-2021—Al llegar a México, los paisanos que ingresan por esta frontera para pasar la Semana Santa sufren doble acoso: de integrantes del crimen organizado… y de los policías que deberían protegerlos.

De acuerdo con testimonios, elementos de la Policía Estatal de Tamaulipas que deben escoltar a los connacionales de forma gratuita les están pidiendo una “propina” o cobrando una cuota de protección.

Pese a que de México hacia Estados Unidos la frontera está cerrada a viajes terrestres no esenciales por la pandemia de Covid-19, el flujo en sentido contrario sigue.

Los principales cruces son de conacionales y este miércoles arrancó el Programa Paisano, creado para facilitar trámites y proteger a los mexicanos que regresan a sus lugares de origen formando caravanas de seguridad.

Pero, al menos por parte de los policías estatales, la protección no es gratuita.

Los agentes ofrecen sus “servicios” desde que los paisanos dejan el módulo de importación temporal vehicular (CIITEV), del Puente internacional II o Juárez-Lincoln, para llevarlos hasta la garita del kilómetro 26 de la autopista Nuevo Laredo-Monterrey.

Algunos afectados señalaron que la “cuota” puede superar los 20 dólares por cada vehículo de la caravana, integrada por decenas de unidades.

“(El oficial) me dijo: ‘Si usted nos quiere dar una propina, es de su corazón y de su santa mano”, narró un paisano que no quiso identificarse.

Rogelio Ávila, representante en Illinois del Consejo Nacional de Consejo Nacional de Legisladores y Líderes Migrantes (Conalym), señaló que él mismo atestiguó la práctica hace unos días.

“ En el CIITEV”, narró Ávila, “los de la Policía Estatal se acercan y les dicen (a los paisanos): ‘Bienvenido paisano, lo vamos a escoltar hasta que esté fuera del peligro, pero si usted nos quiere dar una donación, y usted sabrá, es por su cuenta’.

“A mí me tocó”, reiteró el residente de Chicago, que cruzó en una caravana con paisanos de origen zacatecano.

Asimismo, Ávila denunció que los paisanos están siendo víctimas de criminales armados que los interceptan para cobrarles una cuota de “protección” de hasta 500 dólares por auto y, si no la pagan, les roban pertenencias.

Los sicarios también “cazan” a los paisanos al salir del CIITEV, a la altura del retén de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris).

“Allí traigo ya tres personas asaltadas y una persona a la que le golpearon la camioneta para obligarlo a pararse”, alertó Ávila.

El representante de los paisanos identificó a los delincuentes como jóvenes que viajaban en una camioneta Ford azul marino y una Ford color verde oscuro.

El zacatecano advirtió que el flujo de paisanos se incrementará en los próximos días porque la temporada acaba hasta el 29 de abril.

Sólo en diciembre pasado, temporada de flujo de paisanos hacia México, cruzaron por Nuevo Laredo más de 1 mil connacionales.