Por RICK KELLEY
Redacción

HARLINGEN —El flujo diario del tráfico de camiones mexicanos que recogen diesel en el puerto de Harlingen se ha reducido a un mero goteo, aparentemente como resultado de un decreto del gobierno mexicano que bloquea el tráfico terrestre “no esencial” hacia los Estados Unidos.

“Para evitar la propagación del COVID-19, México impondrá restricciones a los viajes terrestres para actividades no esenciales en su frontera norte y sur a partir del 19 de marzo de 2021”, afirmó la Cancillería en Twitter hace aproximadamente una semana.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, al principio de su administración cortó varios oleoductos, incluido el diésel, debido al robo desenfrenado.

El resultado ha sido una historia de éxito económico para el puerto, con cientos de camiones cisterna alineados diariamente para cargar diésel para su entrega al norte de México.

“El Puerto de Harlingen ha experimentado una disminución en el tráfico de camiones en los últimos días como resultado de la cantidad de camiones que cruzan en los Estados Unidos desde México”, dijo el jueves el director del puerto, Walker Smith, por correo electrónico.

“Sin embargo, tampoco es inusual que haya una disminución en el tráfico de camiones, como este, en algún momento.

“Al igual que en esas circunstancias, anticipamos que esto será solo temporal y no afectará nuestro tonelaje anual”, agregó.

El anuncio del gobierno mexicano dijo que las restricciones estarán vigentes hasta el 21 de abril y reflejan restricciones similares para cruzar la frontera emitidas por el gobierno de los Estados Unidos para sus fronteras con México y Canadá.

La orden de México también se aplica a su frontera sur con Guatemala y Belice.

Aunque las restricciones para cruzar su frontera norte han estado vigentes durante aproximadamente un año, México no había impuesto previamente restricciones sobre los cruces en su frontera sur.

rkelley@valleystar.com