Agencia Reforma

Sharon Osbourne no regresará a la conducción del programa The Talk tras caer en desgracia por defender a su polémico amigo, el presentador británico Piers Morgan, señalado de racista.

La cadena CBS anunció este viernes que Osbourne decidió abandonar la producción, que regresará con nuevos episodios el 12 de abril, luego suspender transmisiones temporalmente precisamente por esta cuestión.

“Los eventos del 10 de marzo molestaron a todos los involucrados, incluida la audiencia que veía el show en casa. Como parte de nuestra revisión, llegamos a la conclusión de que el comportamiento de Sharon hacia sus coanfitriones durante el episodio no se alineó con nuestros valores de ser un lugar de trabajo respetuoso.

“Tampoco encontramos ninguna evidencia de que los ejecutivos de CBS hayan orquestado la discusión o hayan tomado por sorpresa a alguno de los presentadores. Al mismo tiempo, reconocemos que la cadena y el equipo en el estudio, así como los showrunners, son responsables de lo que sucedió durante esa transmisión, ya que quedó claro que el personal no preparó adecuadamente a los presentadores para una discusión compleja y sensible sobre la raza”, se lee en un comunicado.

En la emisión del 10 de marzo, Osbourne tuvo una acalorada discusión con su compañera, Sheryl Underwood, sobre la renuncia de Morgan al programa Good Morning Britain, luego de ser duramente criticado por decir que no creía en las declaraciones de Meghan Markle, quien en una entrevista acusó a la Familia real británica de racista y dijo que había pensado en suicidarse.

Underwood dijo a Osbourne, quien había participado en las 11 temporadas de The Talk, que al defender a su amigo validaba sus comentarios racistas.

“Siento que me van a poner en la silla eléctrica porque tengo un amigo que mucha gente piensa que es racista y, entonces, eso me hace a mí racista”, dijo Osbourne. No obstante, su compañera aclaró que no la acusaba de serlo.

Días después, la esposa de Ozzy Orbourne ofreció una disculpa pública por defender a Morgan.

“La comunidad negra siempre me ha acogido con mucho amor y apoyo, y tengo un profundo respeto y amor por ella. Para aquellos que ofendí y/o aquellos que se sientan confundidos o decepcionados por lo que dije, de verdad lo siento.

“Entré en pánico, me sentí sorprendida, me puse a la defensiva y dejé que mi miedo y horror de ser acusada de racista se apoderaran de mí”, escribió en Twitter.

No obstante, la también escritora fue señalada por otras compañeras, como Holly Robinson Peete y Leah Remini, de haber hecho comentarios burlones sobre personas de otras etnias.

El 14 de marzo, la producción de The Talk anunció que el programa tomaría un receso para realizar una investigación interna sobre lo sucedido, que derivó en la salida de Osbourne.