ACUSADA ex vicepresidenta de la Junta de Consejeros del BISD, Sylvia P. Atkinson abandona con sus abogados el Palacio de Justicia Federal de Brownsville, Texas el miércoles 4 de noviembre de 2020. Miguel Roberts / El Nuevo Heraldo

La fecha de sentencia para la ex vicepresidenta de la Junta de Consejeros del BISD, Sylvia P. Atkinson, ha sido retrasada por tercera vez.

Los documentos de la corte federal establecen que Atkinson ahora está programada para ser sentenciada el 4 de mayo. Su fecha original de sentencia se había fijado para el 9 de febrero y se restableció al 20 de abril.

Se desconoce por qué se ha retrasado nuevamente la sentencia de Atkinson. Varios documentos en su caso han sido sellados, lo que significa que el público no puede verlos.
Su investigación final previa a la sentencia y divulgación vence el 12 de abril y su sentencia está programada para las 8:30 a.m. del 4 de mayo ante el juez federal de distrito Fernando Rodríguez Jr.

Atkinson está representada por los abogados defensores de Houston Josh Schaffer y Randy Schaffer. Ellos reemplazan a los abogados de Brownsville Noé Garza y Dale Robertson, quienes representaron a Atkinson durante su juicio.

En noviembre, un jurado federal declaró a Atkinson culpable de ocho cargos de soborno.
Los ocho cargos de soborno están relacionados con un proyecto cinematográfico que estaba en las etapas iniciales en febrero de 2019 cuando era vicepresidenta de la Junta de Consejeros del Distrito Escolar Independiente de Brownsville. El caso comenzó en diciembre cuando un gran jurado federal la acusó de soborno en torno al supuesto proyecto cinematográfico y una reunión de la junta el 12 de febrero de 2019.

Un gran jurado federal acusó a Atkinson en diciembre de 2019 de ocho cargos de soborno, conspiración para cometer sobornos y violación del estatuto estatal de soborno de la ley de viajes.

Un incidente de diciembre de 2018 al que los abogados del gobierno se refirieron en la acusación como “The Movie Project” involucró a Atkinson supuestamente solicitando y aceptando un soborno de $ 10,000 de un agente encubierto del FBI que se hacía pasar por empleado de Pink Ape Media, una compañía de publicidad y producción cinematográfica con sede en Brownsville.

Atkinson consideró los pagos de $ 4,000 y $ 6,000 que recibió como honorarios de consultoría, lo que explica por qué los depositó de inmediato en su cuenta bancaria, sin preocuparse por los registros bancarios, dijo la abogada Garza durante su juicio.

Atkinson enfrenta hasta 45 años de prisión y una multa que podría totalizar $ 2 millones, además de los fondos sujetos a decomiso. A través de sus abogados, Atkinson dijo que respetuosamente no está de acuerdo con el veredicto del jurado y planea apelar. Ella permanece libre con una fianza de $50,000.

lmartinez@brownsvilleherald.com