La agencia noticiosa oficial Xinhua dijo en un despacho desde Alaska, donde la reunión de dos días concluyó el viernes, que China y Estados Unidos habían decidido crear un grupo de trabajo sobre el cambio climático y realizar conversaciones “para facilitar actividades de … misiones diplomáticas y consulares” y sobre asuntos relacionados con los periodistas de los dos países.

Washington y Beijing mantuvieron disputas sobre visas para periodistas y consulados durante el gobierno de Donald Trump y el cambio climático es considerado un área en la que ambos pudieran cooperar.

Altos funcionarios del gobierno de Joe Biden realizaron su primera reunión en persona con sus contrapartes chinos en Anchorage, Alaska, desde la toma de posesión en enero. Las conversaciones comenzaron con intercambios tensos y extendidos sobre derechos humanos delante de las cámaras de televisión, antes de que los funcionarios se retirasen a hablar a puertas cerradas.

Los dos países están enfrentados sobre una serie de asuntos, desde derechos humanos en Tíbet, Hong Kong y la región de Xinjiang, en el oeste de China, además de Taiwán y la creciente presencia china en el Mar de China Meridional y la pandemia de coronavirus.

“Estados Unidos no debería subestimar la determinación de China para salvaguardar su soberanía, seguridad y sus intereses de desarrollo”, dijo el canciller Wang Yi en declaraciones a la prensa china tras la reunión.

El gobierno de Biden no ha indicado aún si se alejará de las posiciones duras adoptadas por Trump.

El secretario de Estado Antony Blinken dijo que Estados Unidos expresó su preocupación sobre varias acciones chinas. “Recibimos una respuesta defensiva”, dijo.