Por BERENICE GARCíA
Redacción

La ciudad de McAllen todavía está tratando de determinar si las ciudades pueden exigir legalmente cubrebocas bajo la nueva orden emitida por el gobernador Greg Abbott, una orden que el alcalde Jim Darling calificó como “contradictoria en el mejor de los casos”.
Durante una conferencia de prensa el jueves por la tarde, Darling dijo que todavía había cierta confusión con respecto a la orden de Abbott que levanta un mandato de cubrebocas en todo el estado y permite que las empresas regresen al 100% de su capacidad. La orden entra en vigor el 10 de marzo.
Si bien las empresas pueden exigir el uso de cubrebocas en sus instalaciones, Darling dijo que todavía hay muchos espacios públicos como la biblioteca de la ciudad, sus parques y áreas del ayuntamiento.
Darling dijo que la ciudad no estaba segura de si la orden de Abbott les permitía exigir cubrebocas en esas áreas, pero, no obstante, alentó encarecidamente al público a hacerlo.
“Vamos a buscar asesoramiento legal para asegurarnos de que no estamos atrapados en un atolladero legal sobre si podemos o no”, dijo Darling. “Nuestra posición es que si podemos, y lo justificamos legalmente, seguiremos adelante y lo haremos, pero daremos un informe la semana que viene”.
Algunas áreas del ayuntamiento, como su oficina privada, las del administrador de la ciudad y otras en el ayuntamiento que no son de fácil acceso para el público, aún requerirán máscaras.
Añadió que había algunas áreas de la ciudad que estaban obligadas por ley federal a exigir máscaras, como el aeropuerto o el servicio de autobuses de la ciudad.
La ciudad de Edinburg también declaró el miércoles que los funcionarios también están esperando más orientación del estado y el condado.
“La Ciudad continuará implementando los mismos protocolos de seguridad que tenía en el pasado”, declaró el alcalde de Edinburg, Richard Molina, en un comunicado de prensa. “Pedimos que nuestros ciudadanos continúen practicando el distanciamiento social y usen sus protectores faciales cuando asistan a los eventos de la Ciudad”.
El administrador de la ciudad de Edinburg, Ron Garza, dijo que la ciudad aún no se había enterado de un negocio en su ciudad que pretendiera eliminar los requisitos de los cubrebocas.
“Por eso, nuestra comunidad empresarial comprende que los clientes y los empleados están más seguros con los cubrebocas”, afirmó Garza.
En cuanto a las empresas de McAllen que continuarán exigiendo cubrebocas, Darling instó al público a ser respetuoso con esa tienda o restaurante al usar el cubrebocas.
“No queremos que la policía se involucre, pero si tiene un negocio que requiere cubrebocas, por favor úselas, respete ese negocio”. Dijo Darling. “No queremos que nuestro departamento de policía tenga que intervenir en esas situaciones, pero como lo hemos hecho en el pasado, lo haremos, respetando el derecho de las empresas que el gobernador les dio el derecho de exigir cubrebocas”.
Por parte de esos negocios, Darling dijo que esperaba que la gerencia de esos negocios asumiera la responsabilidad de cualquier posible enfrentamiento con los clientes que se resistieron al uso de máscaras en lugar de poner esa carga en sus trabajadores de primera línea.
“Lo fundamental es estar a salvo, ser respetuoso con todos”, dijo Darling. “Queremos que nuestros negocios se abran, queremos que abran de manera segura y queremos mantenerlos abiertos y la única forma de hacerlo es respetarnos unos a otros y practicar una comunicación segura y reuniones seguras”.

bereniceg@themonitor.com