Un debate sobre la semántica se está gestando en Washington, D.C. para describir los cambios de inmigración a lo largo de la frontera, incluso en el Valle del Río Grande, como una “crisis” o un “desafío”. Pero los registros obtenidos por The Monitor muestran aumentos en las detenciones, los tiempos de procesamiento y las expulsiones.

La Patrulla Fronteriza de EEUU ha encontrado más adultos, niños y familias en este período de tiempo que durante el mismo período del año pasado.

Hasta ahora, más de 11 mil 700 niños cruzaron la frontera solos por el Valle desde octubre de 2020 hasta principios de este mes. Es comparable al aumento de 2019 cuando unos 11 mil 600 niños cruzaron el Valle durante el mismo período de tiempo, pero se duplicó con respecto al año pasado cuando fueron detenidos 5 mil 300 niños, lo que representa un aumento del 121%.

A diferencia de 2019, el número total de niños encontrados por los agentes de la Patrulla Fronteriza en toda la frontera es mucho mayor.

El año pasado, los agentes detuvieron a 15 mil 300 niños, pero ese número se acerca a los 30 mil este año. La tasa supera los años anteriores, pero se acerca a 2017, cuando unos 27 mil 600 niños cruzaron a los EEUU y fueron puestos bajo custodia federal por agentes de la Patrulla Fronteriza.

También se informa de un aumento de las detenciones entre los adultos solteros y las familias.

Hay un aumento general de adultos solteros, 189%, al otro lado de la frontera desde el año pasado hasta 2021. En el Valle, se ubica en aproximadamente 167%.

Las familias que cruzan la frontera solo aumentaron en un 10%. No en el Valle.

El año pasado, unos 8 mil 162 personas clasificadas como familias fueron detenidas por agentes. Este año, ha habido un aumento del 118% con 17 mil 757 familias puestas bajo custodia federal, hasta ahora.

Una minoría de las familias que buscaban asilo fueron puestas en libertad condicional en el país con la promesa de comparecer ante un tribunal de inmigración en una fecha posterior. La Patrulla Fronteriza comenzó a liberarlos en los EEUU, una práctica que comenzó el 27 de enero en el Valle, pero representan una pequeña parte de los que ingresan al país.

Una orden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades continúa restringiendo la introducción de personas al país a través de un código federal conocido como Título 42. Permite la expulsión inmediata de las personas que intentan ingresar a los EEUU sin permiso.

Más de 73 mil personas fueron expulsadas bajo ese código en el Valle. Hasta el momento, 7 mil 615 que ingresaron por el Valle fueron liberados al país – la mayoría eran familias; solo 100 eran adultos solteros.

Otros 26 mil 730 fueron detenidos bajo consideración para su liberación bajo un código de gobierno diferente, conocido como Título 8. Bajo ese código, las personas detenidas son evaluadas caso por caso para considerar una redeterminación de custodia pendiente de una audiencia de inmigración.

La capacidad de retención se está probando en el Valle desde que el año pasado se cerró el edificio de procesamiento más grande, que podría contener más de mil, para un proyecto de renovación de un año.

Se creó y abrió un sitio temporal el 9 de febrero después de que la agencia notó los aumentos.

“Desde abril, CBP ha visto un aumento constante de UAC (niños no acompañados) del hemisferio occidental debido al empeoramiento de las condiciones económicas provocadas por la pandemia de COVID-19”, se lee en un comunicado de un portavoz de CBP en ese momento. “Como tal, CBP está construyendo instalaciones temporales en Donna, aproximadamente a 20 millas de RGV CPC, para garantizar que se mantenga la capacidad de procesamiento existente”.

Por lo general, los agentes tienen 72 horas según la ley para procesar a los migrantes y determinar si serán liberados o enviados a detención según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU.

Últimamente, está tardando más en comunicarse.

Hasta el martes, la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos tenía 4 mil 700 bajo su custodia al otro lado de la frontera. Aproximadamente mil 400 estuvieron bajo custodia durante el período de 72 horas, y más de 700 superaron las 120 horas bajo su custodia, según los registros obtenidos por The Monitor.

“Tenemos un desafío en la frontera”, dijo el lunes el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, luego de que un periodista le preguntara si la situación actual en la frontera se consideraría una “crisis”.

“Los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad Nacional están trabajando las veinticuatro horas del día los siete días de la semana para asegurar que no tengamos una crisis en la frontera, que manejemos el desafío, por más agudo que sea el desafío, y no haciéndolo solo”.