Nueva demanda contra Trump y aliados por asalto al Capitolio

WASHINGTON, D.C. — El representante Eric Swalwell, uno de los fiscales del segundo juicio político a Donald Trump, entabló el viernes una demanda contra el expresidente, su hijo, su abogado y un legislador republicano, alegando que sus acciones condujeron a la violenta revuelta fatal del 6 de enero.

El legislador demócrata por California presentó su demanda en una corte federal en Washington. Alega que hubo asociación ilícita para violar derechos civiles, negligencia, incitar a disturbios y penuria emocional. Es similar a una demanda iniciada el mes pasado por el representante Bernie Thompson en un intento de hacer responsable al expresidente por sus acciones el 6 de enero, de las que lo absolvió el Senado.

Swalwell alega que Trump, su hijo Donald Jr., el exalcalde neoyorquino Rudy Giuliani y el representante republicano Mo Brooks, de Alabama, realizaron “denuncias falsas e incendiarias de fraude y robo y, en respuesta directa de los llamados expresos del Acusado a la violencia en el mitin, una turba violenta atacó el Capitolio de Estados Unidos”.

La demanda explica en detalle cómo los Trump, Giuliani y Brooks difundieron denuncias falsas de fraude electoral, antes y después de declarados los resultados de la elección presidencial de 2020 y los acusa de alentar a miles de manifestantes antes de que asaltaran el Capitolio. La violencia dejó un saldo de cinco muertos, entre ellos un policía.

El vocero de Trump, Jason Miller, calificó a Swalwell de ser un hombre “despreciable” y “carente de credibilidad”.

“Ahora, después del miserable fracaso de dos juicios políticos fraudulentos”, Swalwell ataca al “más grande de nuestros presidentes con una cacería de brujas más”, dijo Miller. “Es vergonzoso que un legislador comprometido como Swalwell ocupe una banca en la Comisión de Inteligencia de la Cámara”.

Utilizando palabras del propio Trump, la demanda acusa al expresidente de incitar los disturbios, de que sus mentiras sobre los resultados de la elección hicieron creer a sus seguidores de que le habían robado el triunfo, de incitar a la turba violenta mediante su discurso y de no hacer nada al ver las imágenes de sus seguidores rompiendo las ventanas del Capitolio mientras huían los legisladores.

“Los que tienen conocimiento dijeron que, durante este momento de horror nacional, Trump estaba ‘encantado’ y estaba ‘desconcertado porque otras personas de su equipo no estaban tan emocionados como él’. Otros describieron a Trump como ‘casi entusiasmado’ por la violencia desplegada”, según la demanda.

Históricamente, los presidentes gozan de amplia inmunidad judicial por las medidas que toman en su carácter de comandante en jefe, pero esta demanda, como la de Thompson, fue presentada contra Trump en carácter personal, no oficial.