María Antonieta ‘Toni’ Melguizo de Montemayor

BROWNSVILLE —María Antonieta “Toni” Melguizo de Montemayor, de 76 años, entró al descanso eterno el sábado 30 de enero de 2021.

Toni nació en Brownsville, Texas, pero creció en Matamoros, Tamaulipas, México. Asistió tanto a Word Academy y Villa Maria High School. Al graduarse en 1962, se casó con Luis Xavier Montemayor.

La pasión de Toni en la vida fue su familia y su fe. Su risa fue profunda y contagiosa. Era conocida por su corazón compasivo, su entusiasmo por ayudar a los demás y por su deslumbrante belleza tanto por dentro como por fuera. Para su madre Rosita Sobrino, “Tita”, fue una constante compañera y amiga. Para su esposo Xavier, con quien compartió 58 años de matrimonio, ella fue la base de su hogar y el amor de su vida. Para su hermano Enrique, ella era una amorosa hermana mayor. Para sus hijos Marcela (Miguel Ortiz), Patricia (Sergio Arguelles) y Xavier (Carole Andrews), fue una madre dedicada y cariñosa y el ejemplo perfecto de mujer inculcada de amor, valores, humildad, trabajo duro y elegancia. Sus nietos (Regina, Carolina, Sergio, Alejandro, Santiago, Xavier y Natalia) y bisnieto (Nico), la conocían cariñosamente como “Mamitoni” o “Conki”, una abuela devota y solidaria, y a sus ojos eran perfectos. Nunca se cansaba de darles largos abrazos y bañarlos de besos, a menudo pellizcando sus mejillas entre sus dedos mientras les contaba cuánto los adoraba. Para sus amigos, ella era inquebrantablemente leal, solidaria y siempre estaba dispuesta a escuchar cuando alguien necesitaba hablar. Ella era desinteresada y amorosa con todos los que la conocían.

La fe de Toni la guió durante toda su vida. Como madre joven, formó un grupo de catecismo con varios de sus amigos para preparar a los niños para su primera comunión. Con su esposo, fue fundamental en la construcción de la iglesia de la Sagrada Familia en Matamoros. De joven pareja, Toni y Xavier, sirvieron como miembros del Movimiento Familiar Cristiano participando como consejeros matrimoniales de la Diócesis. Como miembro de la organización benéfica católica CARITAS, se dedicó a servir a los menos privilegiados de su comunidad, y con su madre a su lado, fue un ejemplo perfecto de fe en acción. Su dedicación la llevó a participar en numerosas actividades como la Asociación Gilberto en Matamoros, enseñar inglés como segundo idioma en Brownsville, ser voluntaria en Valley Regional Hospital como ministra de la Sagrada Comunión, así como consolar y orar con los pacientes. Con su hermano Enrique y su cuñada Lolis, ayudó al padre Michael a alimentar a las personas sin hogar en Brownsville. Más recientemente, estuvo involucrada en VIFAC, ayudando a mujeres jóvenes embarazadas necesitadas. A lo largo de su vida participó en numerosos grupos de oración y se dedicó especialmente al Santo Rosario.

Ella será extrañada profundamente por los innumerables miembros de la familia, sobrinas y sobrinos, amigos e hijos de sus amigos, con quienes compartió relaciones muy cercanas y se convirtió en familia también. Toni dejó este mundo con una fuerte fe en el Amor de Dios y en la Misericordia insondable y confiando en su plan perfecto para todos nosotros. Sigamos su ejemplo y confiemos en que algún día todos volveremos a reunirnos en la Gloria de Dios que nos espera.

Los servicios funerarios serán privados.

En lugar de flores, se pueden entregar obsequios conmemorativos a nombre de Toni a las siguientes personas: Vifac Brownsville Inc. (https://www.lifeandfamily.net/) o St. Joseph Academy (http://bit.ly/tonimontemayor), en 101 St. Joseph Drive, Brownsville, Texas 78520.

Los recuerdos de Toni se pueden compartir en www.darlingmouser.com.

Los arreglos funerarios se han confiado a Darling Mouser Funeral Home, en 945 Palm Blvd, Brownsville, Texas 78520 y (956) 546-7111.