Comic-Con anunció el lunes que la convención anual de cultura pop seguirá siendo virtual por segundo año consecutivo y se realizará del 23 al 25 de julio. La experiencia en persona se canceló una vez más como medida de precaución ante la pandemia, que no permite grandes aglomeraciones.

Los organizadores dijeron que el aplazamiento de sus fechas y otros retos ocasionados por la crisis sanitaria los dejaron con “recursos financieros limitados”. Como resultado, la convención virtual de julio se redujo de cuatro a tres días.

Sin embargo, los organizadores dijeron que planean un evento en persona más pequeño en noviembre en San Diego. No se revelaron más detalles.

Cada año la Comic-Con suele recibir a más de 135.000 personas — muchas de ellas con disfraces elaborados — en el Distrito Gaslamp.

No es raro que miles de personas se reúnan en una sola sala para ver una conferencia y la sala de exposiciones suele estar repleta de gente buscando mercancía.

El año pasado los organizadores de la Comic-Con pospusieron un evento más pequeño en Anaheim, California, llamado WonderCon, que iba a realizarse en abril. En vez se realizó una versión online.

Los organizadores de la Comic-Con se tomaron su tiempo para tomar decisiones oficiales sobre su evento principal, que suele generar muchos ingresos para los restaurantes y hoteles de San Diego, y es una importante parada promocional para películas y series de Hollywood. Se estima que el evento genera anualmente unos 147 millones de dólares para la economía local.