Por años, los estudios académicos han resaltado el problema de la desigualdad en Hollywood y responsabilizado a los estudios por producir contenido que no refleja la demografía estadounidense. Esos estudios por lo general se han basado en datos de taquilla e índices de audiencia, no en las plataformas de streaming.

Netflix le encargó el estudio a la Iniciativa de Inclusión Annenberg de la Universidad del Sur de California, que analizó sus películas y series originales de 2018 y 2019, y presentó los resultados a periodistas el jueves. Los resultados fueron, como apuntó la fundadora y directora de la Iniciativa de Inclusión Annenberg Stacy L. Smith, mucho más positivos que los de la mayoría de los reportes del grupo.

Netflix casi logró la paridad de género entre los personajes protagónicos tanto en películas (con un 48,4% de protagonistas mujeres) como en series de TV (54,5%) en 2018 y 2019. El estudio cubre un total de 126 películas y 180 series. No incluye documentales o series y películas sin guion, cintas animadas, producciones internacionales o contenido disponible en Netflix que la compañía no produjo.

Las películas de Netflix tuvieron más mujeres directoras (23,1%), guionistas (25,2%) y productoras (29%) que las cintas más taquilleras de 2018 y 2019. La correlación no es perfecta, pues Netflix estrena tanto películas de bajo como de alto presupuesto, mientras que la mayoría de las cintas más taquilleras suelen ser grandes producciones de estudios.

En las películas y series de Netflix, 31,9% de los personajes principales fueron de grupos raciales y étnicos infrarrepresentados. Esto se acerca a los datos demográficos del censo (cerca del 40% de la población estadounidense), pero Netflix mostró una notable mejora entre 2018 (26,4%) y 2019 (37,3%).

“La idea de este referente es ser constantemente responsables”, dijo Scott Stuber, vicepresidente de películas globales de la empresa. Indicó que películas de 2020 como “Ma Rainey’s Black Bottom” (“La madre del blues”), “Da 5 Bloods” (“5 sangres”) y “The Old Guard” (“La vieja guardia”) muestran que Netflix sigue avanzando. “Pero todo el buen augurio aquí no es para darnos palmaditas en la espalda; es para mostrar públicamente lo que estamos tratando de lograr y que seremos responsables”, dijo.

El estudio continuará por los próximos seis años. Es un nivel de transparencia que los estudios tradicionales, y otras compañías de streaming, no han acogido. En un blog el viernes, el director ejecutivo de Netflix Ted Sarandos dijo que esperaba que esto pueda ayudar a generar un mayor cambio.

El mes pasado, Netflix publicó su primer reporte de inclusión mostrando que 47% de su fuerza laboral global es femenina y 46% de sus empleados en Estados Unidos son de grupos raciales y étnicos infrarrepresentados.

No todos los hallazgos fueron positivos. Los personajes de las películas de Netflix fueron desproporcionadamente hombres (cerca del 64%). Sólo 16,9% de los directores fueron de grupos raciales y étnicos infrarrepresentados, y las cifras de productores y guionistas de cine no fueron mejores. Entre los creadores de series de TV, sólo 12,2% eran de grupos raciales y étnicos infrarrepresentados. La representación latina decayó especialmente, a sólo 4% de protagonistas de películas y 1,7% de protagonistas de series. Los protagonistas de la comunidad LGBTQ sólo representaron un 2,3% en películas y series de Netflix, aunque 12% de la población estadounidense se identifica como LGBTQ.

Netflix dijo que creará un fondo de 100 millones de dólares para atraer más grupos infrarrepresentados al cine y la televisión. El Netflix Fund for Creative Equity (Fondo para la Igualdad Creativa) se distribuirá entre iniciativas de Netflix y organizaciones fuera de la empresa en los próximos cinco años.