Padre e hijo son sentenciados por mismo caso de cocaína

Un hombre de Mission fue sentenciado a principios de la semana pasada por su papel en un plan para transportar cocaína a Houston, según muestran registros de la corte.
Jorge Luis Pérez-Cortez fue sentenciado a más de seis años de prisión relacionado con un arresto en mayo de 2020 en Edinburg, según la denuncia contra el hombre.
Pérez-Cortez, de 65 años, quien no tiene un estatus legal para permanecer en el país, fue hallado con más de 2 kilos de cocaína el 22 de mayo de 2020 en su poder.
Ese día, Pérez-Cortez y su hijo recogieron 2 kilogramos de cocaína y viajaron a un McDonald’s en Elsa. Allí los dos hombres se encontraron con una tercera persona y se fueron juntos a una residencia en Edcouch.
Finalmente, los hombres regresaron al estacionamiento de donde habían salido.
Durante este encuentro, agentes federales se acercaron a los dos hombres.
“Los agentes mantuvieron vigilancia visual constante de los tres individuos y se pusieron en contacto con la tercera (persona) en el Ford Escape, recuperando dos paquetes envueltos en cinta negra, que contenían 2.23 kilogramos de (cocaína)”, indica el documento.
Pérez-Cortez admitió que él era el responsable de coordinar la transacción de drogas, mientras que su hijo era solo su medio de transporte y estaba destinado a que la cocaína fuera entregada en Houston.
Según documentos de la corte, agentes federales habían estado observando a Pérez-Cortez como parte de una investigación por tráfico de drogas. La investigación reveló varios mensajes incriminatorios en el teléfono celular de Pérez-Cortez que lo vinculaban a una red de tráfico de drogas.
Durante la audiencia de sentencia, el tribunal amonestó a Pérez-Cortez por regresar al país poco después de su deportación más reciente y por involucrar a su hijo, Jorge de Jesús Pérez, en el tráfico de cocaína.
Jorge de Jesús Pérez, de 31 años, también de Mission, fue declarado culpable en relación con el plan y previamente sentenciado a 24 meses de prisión, seguidos inmediatamente de tres años de libertad supervisada, según muestran los registros de la corte. Admitió haber llevado a su padre a su residencia donde se encontraba la cocaína y luego haber conducido el auto de la tercera persona de regreso al lugar de encuentro.
La investigación reveló varios mensajes incriminatorios en el teléfono celular de Pérez-Cortez que lo vinculaban a una red de tráfico de drogas.
Es probable que Pérez-Cortez sea deportado al finalizar su condena en prisión.