El anuncio es similar a los resultados ya informados por Pfizer, Moderna y otros fabricantes para sus respectivas vacunas.

Andrew Pollard, de la Universidad de Oxford y quien ayudó a desarrollar la vacuna de AstraZeneca, dice que ésta aparentemente reduce la cantidad de virus en personas infectadas con COVID-19. La investigación no ha aparecido aún en una publicación profesional.

Sarah Gilbert, también de Oxford, dice que debería ser sencillo adaptar la vacuna a la variante detectada en Reino Unido. Dice que los fabricantes podrían insertar rápidamente una nueva secuencia genética de la variante en el virus necesario para fabricar la vacuna.

Los científicos ya están hablando con las agencias regulatorias para lograr la aprobación rápida de la nueva vacuna, dijo Gilbert. El proceso es similar a los de las vacunas contra las gripes estacionales.

Los investigadores están estudiando la eficacia potencial de la vacuna contra otra variante, que apareció en Sudáfrica.