El estado tenía programado recibir más de 520 mil dosis de la vacuna COVID-19 esta semana, más de las que los funcionarios estatales dijeron que originalmente esperaban recibir.

Los funcionarios del Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas dijeron que el aumento en las dosis se debe a dos factores: un aumento del 30% en la vacuna Moderna que está siendo proporcionada por el gobierno federal y una devolución única de 126,750 dosis de la vacuna Pfizer que Texas había recibido debe reservarse para un programa federal que vacuna a los residentes y al personal en centros de atención a largo plazo.

El departamento de salud dijo que estas dosis devueltas se entregarán a los condados donde las asignaciones han sido significativamente menores que su porcentaje de población, particularmente en las áreas suburbanas de Dallas-Fort Worth y

Houston. El Departamento de Salud de Houston ha dicho que esta semana centrará su asignación de vacunas en las personas con mayor riesgo de enfermedades graves y en las comunidades vulnerables.

“Sabemos que es importante vacunar a las personas más vulnerables, y deben estar entre las primeras en recibir las vacunas, especialmente cuando la oferta es escasa”, dijo el alcalde Sylvester Turner. 

El estado ha recibido casi 2,9 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus, según el Proyecto de seguimiento COVID. Los proveedores de Texas han administrado casi 2,3 millones de dosis de vacunas, según el departamento de salud del estado. Más de 1,8 millones de personas han recibido al menos una dosis y más de 448.000 han sido completamente vacunadas.