HARLINGEN — Quédese con el cubrebocas — por ahora.

Mientras las personas hacen fila para vacunarse contra COVID19, los profesionales médicos de los EEUU instan a las personas a seguir practicando los protocolos de seguridad.

“Es necesario seguir aplicando algún tipo de restricciones para prevenir infecciones y muerte”, dijo el Dr. José Enrique Campo-Maldonado, especialista en enfermedades infecciosas del Valley Baptist Medical Center. “Esto cuenta con las vacunas altamente efectivas que se distribuirán según las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)”, indicó Maldonado. “Esto significa que comienza con los proveedores de atención médica y las personas que están en alto riesgo y luego con la población en general”.

Al respecto, hizo una referencia especial a un artículo del New York Times el 24 de enero, que decía que se infectarán más millones si la gente no continúa usan

do cubrebocas y manteniendo la distancia social.

El artículo incluía un modelo matemático que muestra que si se mantiene las restricciones hasta el verano, habrá menos tasas de infección durante los próximos meses.

El modelo muestra significativamente más infecciones si se eliminan las restricciones en febrero.

“No hay duda de que vacunarse protege al receptor”, dice el artículo. “Aún así, varios investigadores de enfermedades infecciosas contactados por The New York Times advirtieron que pasarían meses antes de que suficientes personas en los Estados Unidos hayan recibido las vacunas para permitir que comience una vida normal”.

Maldonado señaló que algunos estudios, debido a la urgencia de la pandemia, están preimpresos por pares sin una revisión.

“Todos estos modelos se basan en parámetros, y si esos parámetros son incorrectos, se producirán

algunas variaciones”, declaró Maldonado. “Por ejemplo, si las vacunas no se distribuyen amplia y adecuadamente, esa estimación de normalidad este verano podría terminar siendo incorrecta”.

Al mismo tiempo, también dijo que las estimaciones de que la vacuna tiene una eficiencia del 90 al 95 por ciento se basan en el “ensayo clínico inicial que se realizó”.

“Si algo cambia en cuanto a la población o la distribución de la vacuna, eso no sería cierto”, evalúo. “Pero el otro punto que extraigo de ese informe es que las personas aún deben seguir las precauciones porque las vacunas no van a hacer la diferencia para detener la infección de inmediato”.

Se necesitarán varios meses para que suficientes personas reciban la vacuna para que la transmisión se reduzca significativamente, dijo.

Hasta entonces, mantenga el cubrebocas y permanezca a 6 pies de distancia.

twhitehead@valleystar. com