Los residentes de Brownsville, Jack White, Mary Yturria y Abraham Barrientes, están preocupados de que las actuales clínicas de vacunación COVID-19 estén dejando fuera a quienes más lo necesitan y no tienen transporte para asistir.

Barrientes, administrador de un centro de servicios de salud, dijo que quienes están en sillas de ruedas o postrados en cama y viven en hogares de ancianos no tienen forma de pasar horas en la clínica de vacunación del condado para recibir la vacuna. Dijo que una solución sería tener un marco de tiempo para los pacientes de hogares de ancianos donde irían a la clínica, recibirían la vacuna y regresarían.

En la clínica de vacunas del viernes en Los Fresnos, que era solo para mayores de 65 años, miles de personas esperaron en fila durante horas para recibir la vacuna. Algunos residentes que estaban esperando recibir la vacuna comenzaron a sentirse mal después de esperar en su automóvil durante horas y tuvieron que recibir servicios médicos antes de recibir la vacuna. Se vio a otros buenos samaritanos distribuyendo botellas de agua a los ancianos.

“Les proponemos que establezcan un marco de tiempo que, por supuesto, sea factible para que los empleados los transporten, dentro de un cierto tiempo asignado. Tomamos a los clientes que necesitan ser tratados y los traemos de regreso de inmediato, porque obviamente los empleados que tenemos tienen otros compromisos y no pueden estar ahí. Lo que he oído es que vas allí a las 10 p.m. y obtener servicio hasta las 10 a.m. para recibir la vacuna, simplemente no pueden hacer eso”, dijo Barrientes.

“Las personas a las que servimos no pueden ir, no tienen transporte.

Fui y ví las condiciones, tienen que esperar en el coche durante horas y no pueden hacer eso. Es difícil imaginar en esta época que tengamos personas que necesiten transporte, cosas básicas, pero tenemos bastantes que están en silla de ruedas, confinados en la cama, ciegos y dependen totalmente de nosotros. Entiendo que es un gran esfuerzo que tienen que superar. Satisfacer las necesidades de todos es muy difícil”.

White comentó que han estado tratando de ponerse en contacto con el juez del Condado de Cameron, Eddie Treviño Jr., para hablar sobre algunas soluciones para aquellos que no pueden salir de su hogar. Dijo que esperan brindar algunos consejos para que se ayude a quienes más necesitan la vacuna.

“De ninguna manera queremos criticar al condado. Supongo que su personal es tan pequeño y su desafío es tan grande que están haciendo todo lo que pueden”, dijo White. “Solo queremos informar y ser un defensor del condado, expandir esto y comunicar mejor los recursos que deben estar disponibles para las personas que sabemos que más lo necesitan”.

Yturria dijo que está en silla de ruedas y tiene un personal de cinco personas que la cuida. Dijo que sería muy difícil pasar por todo el proceso de vacunación en la clínica.

“¿Cómo va a saber el juez a menos que alguien se lo diga?”, citó Yturria. “Muy a menudo, ese es el problema”.

nreyna@brownsvilleherald.com