Abbott insta a tomar medidas voluntarias para frenar la propagación del coronavirus

Por PATRICK SVITEK
Texas Tribune



El gobernador Greg Abbott habla sobre las categorías de instalaciones médicas de emergencia durante una conferencia de prensa en el Departamento de Seguridad Pública de Texas el martes 16 de junio de 2020.

-Ricardo B. Brazziell/Associated Pres

Miles de texanos más dieron positivo por el nuevo coronavirus durante el fin de semana, y el estado ha reportado 10 días consecutivos de hospitalizaciones récord.

El gobernador Greg Abbott dio el lunes un tono urgente sobre el aumento en el número de coronavirus en Texas, pero dijo que "cerrar Texas nuevamente siempre será la última opción".

"Para decir lo obvio, COVID-19 ahora se está extendiendo a un ritmo inaceptable en Texas y debe ser acorralado", dijo Abbott durante una conferencia de prensa en el Capitolio de Texas en Austin.

Sin embargo, no llegó a introducir nuevas políticas o a retroceder en la reapertura de los negocios de Texas, sino que enfatizó las pautas voluntarias establecidas desde hace mucho tiempo que alientan a las personas a quedarse en casa si pueden, usar desinfectante para manos, mantener seis pies de distancia con los demás y, si no pueden, usar una máscara. También prometió que Texas tiene estrategias para abordar los números crecientes "sin tener que volver a las políticas de quedarse en casa".

Esas estrategias incluyen intensificar la aplicación de la ley en lugares como bares donde se han reunido grandes multitudes, "pruebas crecientes en áreas que pueden ser puntos críticos" y trabajar con hospitales para garantizar que tengan capacidad para pacientes con coronavirus. Continuó describiendo la capacidad del hospital como "abundante".

Al discutir las pautas para frenar la propagación del virus, Abbott fue particularmente enfático sobre los cubre bocas

"Sé que algunas personas sienten que usar una cubre bocas es inconveniente o es como una violación de la libertad, pero también sé que usar una cubre bocas nos ayudará a mantener abierto a Texas", dijo Abbott.

Al mismo tiempo, Abbott continuó resistiéndose a la idea de un mandato de máscara en todo el estado, diciendo que debe haber flexibilidad para diferentes partes del vasto estado. Él ha restringido a los gobiernos locales que obliguen a las personas a usar cubre bocas, pero recientemente aclaró que pueden ordenar a las empresas que exijan que los clientes usen cubre bocas.

Los demócratas criticaron la conferencia de prensa de Abbott por no ofrecer nuevas soluciones.

"Hoy, el gobernador Abbott hizo un buen trabajo al describir la crisis de COVID-19: Texas está viendo casos vertiginosos, hospitalizaciones crecientes y una duplicación de nuestra tasa de positividad", declaró el representante estatal Chris Turner de Grand Prairie, presidente de la Cámara de Representantes Democráticos, dijo en un comunicado. "Preparó el escenario para finalmente tomar una acción fuerte y decisiva muy necesaria, y luego, como era de esperar, retrocedió sin hacer nada".

Turner y otros demócratas dijeron que Abbott continúa ignorando sus preocupaciones de que el estado está reabriendo demasiado rápido. "En cambio, el gobernador decidió escuchar a su base marginal de derecha por consejo de expertos médicos", dijo el presidente del Partido Demócrata estatal, Gilberto Hinojosa, en un comunicado.