Mission implementa Toque de Queda después del pico en los casos de COVID-19

Por BERENICE GARCIA
Redaccion



Logo City of Mission

Luego del reciente aumento en los casos de COVID-19 en todo el Condado de Hidalgo, cuyos casos totales recientemente superaron los 1,000, el Concejo Municipal de Mission aprobó una guía de toque de queda que entrará en vigencia el miércoles por la mañana.

El Toque de Queda de la ciudad, que el consejo aprobó por dos semanas, estará en vigencia desde la medianoche hasta las 5 a.m., sin embargo, no se aplicará a los empleados esenciales.

Además, los empleados de la ciudad tendrán sus temperaturas controladas antes de cada turno de trabajo.

Un grupo de trabajo educativo también visitará empresas locales para recordarles las medidas de seguridad disponibles para prevenir la propagación de la enfermedad por coronavirus.

"Los últimos cinco días, la ciudad de Mission ha visto un aumento en COVID-19, así que ayer por la tarde decidí que iba a convocar una reunión de emergencia", dijo el alcalde Armando O’Caña durante la reunión del lunes.

El administrador de la ciudad, Randy Pérez, presentó datos que mostraron que el número de casos en junio aumentó más del doble del número total de casos que tuvieron en mayo.

"Hemos visto un aumento cuando la reapertura entró en vigor a principios de mayo", dijo Pérez.

Cuando la ciudad y el condado tenían restricciones establecidas, como órdenes que requerían el uso de máscaras faciales y que las personas se quedaran en casa a menos que fuera necesario abandonar su residencia, Pérez dijo que la ciudad promediaba uno o dos casos diarios, pero dijo que ahora están viendo tanto como 10 en un solo día.

Del total de casos, la ciudad tiene actualmente 55 casos activos.

"Uno de los mensajes que queremos enviar es lo importante que es para todos practicar las pautas establecidas por los CDC", dijo Pérez. “Lo más importante es la cobertura de la cara; alentamos encarecidamente que todos continúen vistiendo la máscara y haciendo el distanciamiento social".

El abogado de la ciudad, Gus Martínez, informó al consejo que era poco probable que pudieran imponer una multa o arresto por la violación del toque de queda y que la responsabilidad de implementar medidas de seguridad en público recaía en empresas privadas que permitían que miembros del público ingresaran a sus establecimientos.

La ciudad ya exige que cualquier persona que ingrese a un edificio de la ciudad use una máscara facial y también está evaluando a esas personas con una lista de preguntas y tomando su temperatura.

Pérez agregó que la ciudad comenzará a proporcionar estadísticas sobre COVID-19 diariamente.

"Solo quiero que todos tengan la seguridad de que el concejo municipal, el alcalde y el personal se lo toman muy en serio", dijo Jessica Ortega Ochoa, miembro del concejo municipal. "Pero nos toma a todos actuar de cierta manera que … necesitamos cuidarnos unos a otros y estar seguros el uno para el otro".