Restricción de cruce en la frontera podría extenderse un mes o más

Por STEVE CLARK
El Nuevo Heraldo



CERRADO. Una persona pasa por un carril cerrado a la entrada del Puente Internacional en Hidalgo, el sábado 21 de marzo de 2020, en Hidalgo, Texas.

 

-Eric Gay

Según el juez del Condado de Cameron, Eddie Treviño Jr., la restricción temporal a los viajes no esenciales en los puertos de entrada de EEUU impuesta por la administración Trump está exacerbando el impacto económico negativo de la pandemia de coronavirus.

En una conferencia de prensa del 10 de junio, dijo que la restricción impide que cualquier ciudadano mexicano con una Tarjeta de Cruce Fronterizo ingrese a Brownsville o en cualquier otro lugar a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos para comprar, visitar a familiares y demás. Los propietarios de pequeñas empresas en este lado de la frontera están sintiendo el dolor y los ingresos del puente del condado están teniendo un gran golpe, dijo Treviño.

La restricción para los puertos de entrada terrestres, que no afecta a los ciudadanos estadounidenses que cruzan la frontera, permanecerá vigente hasta el 22 de junio, aunque Treviño dijo que se enteró de que el Departamento de Seguridad Nacional está considerando extender la restricción por otro mes o incluso más.

“A medida que el estado de Texas y el resto del país abren su economía, aquellos que viven en la frontera continúan siendo severamente afectados como resultado de no permitir que las personas crucen para el comercio económico”, expresó. “El impuesto a las ventas se ve afectado, obviamente el turismo, y todo lo demás en lo que normalmente confiaríamos durante esta época del año. Así que le pedimos a DHS que no lo extienda”.

Treviño dijo que a los ciudadanos mexicanos en negocios no esenciales se les debería permitir cruzar, incluso si algunos potencialmente podrían portar el nuevo coronavirus, el virus que causa COVID19, y señaló que la enfermedad ya está aquí.

“Si permitimos que la gente venga de México, ¿es posible que lo tengan? Si es posible. Pero ya hemos visto un aumento en los casos”, citó, cuestionando “¿Será esta la norma? En otras palabras, ¿es este el precio de hacer negocios? Al abrir nuestra economía, ¿tendremos que aceptar el hecho de que habrá casos positivos? … Si el resto del estado y el resto del país se están reabriendo, ¿por qué se debe señalar la frontera por esa razón?.

Treviño, quien se desempeña como presidente de la Coalición Fronteriza de Texas, en esa capacidad y en nombre del condado, envió dos cartas al secretario interino del DHS, Chad Wolf, solicitando que la agencia reconsidere la posibilidad de extender aún más la restricción del puerto de entrada. Se unieron a Treviño para solicitar que se eliminara la restricción: el presidente / CEO de IBC Bank, Dennis Nixon, el CEO de Borderplex Alliance, Jon Barela, y el alcalde de Laredo, Pete Sáenz, quienes dijeron que la política ha sido devastadora para las pequeñas y medianas empresas a lo largo de la frontera, incluidas las tiendas minoristas, empresas médicas y turísticas.

“Los visitantes de México son esenciales para todos los negocios a lo largo de la frontera”, dijo Nixon. “Sin estos clientes y pacientes, muchas de estas empresas fracasarán. Los presupuestos municipales y del condado que dependen en gran medida de los peajes de cruce y el impuesto sobre las ventas se están viendo afectados significativamente”.

Si el DHS extiende la restricción, el gobierno federal debe reconsiderar la limitación de cómo los gobiernos locales pueden gastar fondos de ayuda, ya sea a través de la Ley CARES o la legislación futura. Tal como están las cosas, el dinero puesto a disposición de los gobiernos locales solo se puede utilizar para gastos relacionados con el coronavirus en lugar de los déficit de ingresos generales causados por la pandemia. La Ley HEROES de $ 3 billones aprobada por los demócratas de la Cámara el mes pasado elimina esas limitaciones, aunque los republicanos del Senado hasta ahora han sido en gran medida hostiles a la idea de aprobar una legislación de alivio adicional, incluso cuando la pandemia sigue cobrando un alto costo económico.

Treviño se quejó de que el Condado de Cameron y otros condados de Texas con poblaciones inferiores a 500,000 están llegando al final con respecto a los $ 5 mil millones en fondos de la Ley CARES para los gobiernos locales del estado. Los condados y ciudades con poblaciones superiores a 500,000 recibieron los fondos directamente del Tesoro de los EEUU con base en $ 180 per cápita, aunque los condados y ciudades con poblaciones menores de 500,000 tuvieron que solicitar el dinero al estado, que está utilizando una fórmula de $ 55 per cápita.

Esto significa que el Condado de Cameron, con una población estimada de aproximadamente 425,000, recibió mucho menos por residente que el Condado de Hidalgo, con una población cercana a 869,000. Treviño dijo que nunca recibió una explicación del gobernador Greg Abbott con respecto a la disparidad de fondos, y que no espera hacerlo.

“Creo que es una pena y es decepcionante”, dijo Treviño. “Sabemos que el número de casos en el Condado de Cameron en su mayor parte ha excedido los del Condado de Hidalgo, que es aproximadamente el doble de nuestra población. También hemos gastado muchos más de nuestros recursos relacionados con COVID-19. … Aceptamos eso, pero no recibir los fondos necesarios para reembolsarnos y también abordar muchos de los otros problemas económicos, tanto para nosotros a nivel del condado como para nuestros negocios locales, es extremadamente decepcionante y desalentador”.

sclark@brownsvilleherald.com