Advierte presidente de México que no permitirá se fabriquen delitos en el caso de abogada de obreros

Por AURORA OROZCO/El Nuevo Heraldo y Associated Press


El presidente de México Andrés Manuel López Obrador dijo el viernes que no se permitirán arbitrariedades en el caso de la abogada laboral Susana Prieto Terrazas.

-Cortesía

No se permitirá que se fabriquen delitos, dijo tajante el presidente de México Andrés Manuel López Obrador en su conferencia el viernes, al referirse al caso de la activista y abogada laboral Susana Prieto Terrazas, quien fue enviada a prisión para ser enjuiciada por encabezar una protesta, según la fiscalía.

Prieto Terrazas, quien representar a trabajadores que consiguieron aumentos salariales mediante huelgas en 2019 en diversas plantas maquiladoras de la ciudad fronteriza de Matamoros, está siendo acusada de delitos cometidos contra servidores públicos, motín, amenazas y coacción de particulares, después del desarrollo de la audiencia correspondiente.

El jueves, un juez dispuso el envío de la activista a una prisión estatal.

La decisión fue anunciada mientras proseguían el jueves manifestaciones en Matamoros y la Ciudad de México en demanda de que fuera puesta en libertad Susana Prieto, quien está acusada de los delitos de motín, amenazas y coacción. El caso de la abogada rebasó fronteras, incluyendo una exhortación el miércoles del presidente de la central sindical estadounidense AFL-CIO, Richard Trumka, para que sea liberada.

“Susana Prieto es una ardua luchadora cuya intervención incansable en favor de los trabajadores de las maquiladoras en México ha sido una piedra en el zapato para las compañías poderosas y oficiales corruptos”, escribió Trumka. “Es indignante su arresto bajo denuncias falsas de ‘incitar disturbios’. La AFL-CIO pide su liberación inmediata e incondicional”.

La fiscalía insiste en que las acusaciones son ajenas a una ola de huelgas exitosas de principios de 2019 en 48 maquiladoras orientadas a la exportación en Matamoros, ubicada frente a Brownsville, Texas. El movimiento de los trabajadores, que Prieto ayudó a encabezar, logró aumentos salariales de 20% y un bono equivalente a 1.650 dólares para los empleados de sueldos bajos.

El fiscal general del estado de Tamaulipas, Irving Barrios, dijo el miércoles que las acusaciones derivan de una marcha de protesta efectuada en marzo por unas 400 personas, que a decir de las autoridades utilizaron amenazas en su intento por intimidar a una junta laboral local para que revocara la existencia de un sindicato en una fábrica e instalara uno nuevo. La fiscalía asegura que Prieto instigó la manifestación.

La abogada es asesora laboralista independiente y ha lanzado severas críticas contra direcciones sindicales en Matamoros.

Conocida por su estilo directo y áspero, Prieto grabó su detención el lunes y la publicó en redes sociales. Se dice víctima de persecución de las autoridades de Tamaulipas y del estado fronterizo de Chihuahua porque lesiona los intereses económicos de los propietarios de las maquiladoras, cuya producción está orientada a abastecer la economía de Estados Unidos.

Recientemente Prieto hizo campaña en Chihuahua contra las políticas de las maquiladoras en Ciudad Juárez, ubicada frente a El Paso, Texas, que, dijo, pusieron en peligro a los trabajadores de contagiarse con el coronavirus. Prieto grabó y se presentó para asesorar la suspensión de actividades en algunas plantas en Ciudad Juárez que rehusaban cerrar y enviar a los trabajadores a casa con paga completa.

Las huelgas estallaron en Matamoros a fines de 2018 luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador duplicó el salario mínimo en México a 176,20 pesos (en ese entonces unos 9.30 dólares) en la frontera mexicana con Estados Unidos.

Para mantener bajos los salarios, a menudo equivalentes a un par de dólares por hora, las maquiladoras en Matamoros habían indexado desde hacía mucho tiempo los incrementos al salario mínimo a sus propios salarios, una política que les resultó contraproducente cuando López Obrador ordenó duplicarlos. Su gobierno alegó que la indexación no debía aplicarse a los salarios en los contratos colectivos.

El gobierno de López Obrador no se sintió cómodo con el movimiento de huelga, pero tampoco intentó suprimirlo activamente. Él se había comprometido a poner fin a la manipulación de los sindicatos desde el gobierno y a permitir el surgimiento de nuevos movimientos laborales más representativos en una nación donde los sindicatos han sido por mucho tiempo corruptos, mansos y manipulados por las autoridades.

El viernes, el presidente mexicano señaló que se tiene conocimiento de la detención de Prieto Terrazas desde el primer día. “Dí instrcciones de que se revisara el caso, el cual tiene que ver con el gobierno del estado de Tamaulipas, no es un asunto federal”, aclaró el mandatario. “Sabemos que la abogada encabezaba movimientos en las maquiladoras, pero no se pueden inventar o fabricar delitos a nadie, no puede haber represalías contra nadie, es por eso que dí instrucciones para que se analizara esta situación y que no se permitiera una arbitrariedad”.

Asimismo, López Obrador dijo que no considera que haya sido una petición del gobierno ni de empresarios de Estados Unidos.