Zoológico abrirá sus puertas el lunes tras cierre temporal por pandemia

Por GARY LONG
Redacción



EN FAMILIA. Troy Danneker, Nicolás García, Melissa García, Bella García e Isabella Infante ven juntos el estanque de las flamingos el jueves en el Zoológico Gladys Porter.

 

 

-Denise Cathey/ El Nuevo Heraldo

El zoológico Gladys Porter comenzó una reapertura suave solo para miembros el jueves y se abrirá al público en general a partir del lunes.

Se requiere hacer una reservacion a través de un sistema de venta de boletos en línea, al igual que el distanciamiento social adecuado y la cobertura facial para todos, excepto los visitantes menores de 5 años y aquellos con condiciones médicas especiales.

El zoológico ha estado cerrado desde la pandemia de coronavirus en el Valle del Río Grande en marzo. Pero los animales no se han ido a ninguna parte, y la popular atracción de Brownsville ha estado sentando las bases para reabrir durante semanas.

Los zoológicos en todo el estado obtuvieron el visto bueno para reabrir el 29 de mayo al 25 por ciento de su capacidad.

“Espero haber cubierto todas las bases y todo saldrá bien”, dijo la directora de marketing Cynthia Garza-Galván el jueves.

El nuevo software de computadora permitirá al zoológico monitorear el número de visitantes y sus horarios de llegada y salida. Los visitantes, ya sean miembros de gpz o el público en general, pueden comprar boletos a partir del viernes en el sitio web del zoológico, gpz.org, o llamando al (956) 546-7187.

A los visitantes se les asignará un intervalo de tiempo para la entrada en incrementos de 15 minutos para que el zoológico pueda permanecer dentro de la capacidad actualmente permitida de mil 200 invitados y no hagan cola en la entrada esperando para entrar, sistemas similares han estado en uso durante años en museos de ciudades más grandes, dijo el veterinario principal Dr. Tomas DeMaar.

Los huéspedes deberán imprimir sus boletos en casa o tener la imagen en pdf disponible al momento de entrar, en su teléfono inteligente o dispositivo móvil.

Se han colocado marcadores de distancia segura en puntos estratégicos alrededor del zoológico donde la gente normalmente se congrega, las líneas direccionales de tráfico y la señalización dan consejos para mantenerse saludable y evitar tocar ventanas en áreas comunes como el herpetorio y el acuario, indicó De Maar.

“Va a ser como un museo, con letreros que le advierten que no toque ventanas u otras superficies comunes”, dijo. “Tenemos una vulnerabilidad abierta y debemos protegernos contra el riesgo de transmisión de enfermedades de humanos a animales. Hubo un tigre en Nueva York (que contrajo el coronavirus) y algunos perros y gatos se enfermaron. … Tendremos señalización adicional alrededor de los grandes simios para tratar de evitar que las personas les den comida o bebida, para no tirar comida. Vamos a duplicar la prevención, dijo.

Las marcas designan un flujo de tráfico unidireccional alrededor del zoológico que comienza en Gorilla

Island y se dirige hacia la izquierda el herpetorio, el Centro de Ecología Acuática Russell y la exposición de Australia estarán abiertos al 25 por ciento de su capacidad, pero el edificio educativo y la estructura del patio de recreo se cerrarán temporalmente. Este también será el caso del zoológico de mascotas de los niños y las cuatro estaciones de alimentación del zoológico, para jirafas, flamingos, mantarayas y tortugas de Galápagos.

“No queremos contacto directo entre el público y los animales, el riesgo es demasiado grande”, expresó DeMaar.

“Los animales han estado bien”, agregó. “El personal continúa viniendo y alimentándolos.¿Extrañan al público, la interacción? Probablemente se estén preguntando dónde se han ido la ropa de colores brillantes y las caras felices. Nadie se ve triste poresoyafortunadamente no hemos tenido ningún problema de salud”.

DeMaar dijo que, por razones de salud, el zoológico desde el principio dividió los departamentos de animales en dos equipos completamente separados usando máscaras, practicando distanciamiento social seguro y lavándose las manos con frecuencia.

“Cuidar de los animales no importa si es Navidad o si hay una calamidad. Alguien tiene que cuidarlos”. Dijo que el software de la computadora fue el principal obstáculo para la reapertura y realmente era “una cuestión de cómo lo hacemos logísticamente”.

Anteriormente, el personal del zoológico organizó una exitosa campaña Go Fund Me para pagar los alimentos para animales y otros gastos en curso cuando se dieron cuenta de que la principal fuente de financiación, las tarifas de admisión, desaparecerían cuando se cerrara.

Para más información visite: gpz.org, facebook. com/gladysporterzoo/

glong@brownsvilleherald.com