Marchan en silencio

Por ERIN SHERIDAN
Redacción


Marchan en silencio

HONRAN. Integrantes de la marcha silenciosa caminan agitando las banderas estadounidenses a su paso por Central Boulevard en el evento que conmemora el Día de los Caídos.

-Denise Cathey/ El Nuevo Heraldo

Cuando la ciudad decidió cancelar su marcha anual silenciosa para honrar a los veteranos y al soldado caído de la nación en este día conmemorativo, un residente de el Valle intervino para organizar un evento en su lugar. El lunes por la mañana, los veteranos, amigos y familiares de Brownsville caminaron la milla entre HEB y el Parque de Veteranos en silencio para recordar a aquellos que perdieron la vida en servicio.

“Estoy aquí porque esta es una estrella de oro”, declaró José Vera, cuyo hermano, Abelardo Vera, murió en 1968 en Vietnam. “Este evento fue cancelado debido al virus y muchas otras razones. Estamos aquí porque es un día especial”.

Veteranos y familiares se reunieron en el estacionamiento para realizar fotografías antes de que comenzara la marcha. Los oficiales y vehículos de la policía de Brownsville encabezaron el desfile, seguidos por dos veteranos que llevaban banderas delante de la multitud de 70 (personas). Todos llevaban cubrebocas para mantenerse a salvo.

El evento fue organizado por el sargento retirado del ejército de EEUU, Enrique Castillo, Jr., quien planeó participar en la marcha a pesar de que fue cancelada, como lo hace todos los años en honor a su mentor y colega, el sargento. de Primera clase Russell P. Borea, de Tuscon, Arizona, quien murió el 19 de enero de 2007 mientras servía durante la Operación Libertad Iraquí.

El sargento Borea murió cuando un improvisado dispositivo explosivo detonó durante las operaciones de combate. Castillo resultó herido en el ataque y perdió su pierna derecha y es un condecorado corazón púrpura. “Hago mi parte en cuanto a honrar a mi sargento de pelotón, pero, por supuesto, unirme a los veteranos locales para que podamos ir y dar nuestro respeto y homenaje. Hacemos esto todos los años”, dijo sobre el evento Castillo.

Castillo estimó que este era su séptimo u octavo año marchando en Brownsville. Planeaba completar la caminata este año, también, con evento o no.

La marcha comenzó con una oración dirigida por el capellán de BPD. La marcha procedió a continuar en silencio y terminó en una ceremonia en el Parque de Veteranos en la que la multitud rezó y escuchó el himno nacional, “Taps”, y completó otro momento de silencio.

Richard T. Hernández, un veterano de Vietnam, marchó el lunes para honrar a sus hermanos Sam y Oscar, ambos eran marines. “Cuando me uní, mi madre estaba muy molesta. Le dije a mamá, alguien tiene que defender nuestro país. Podemos defenderlo allí o aquí. Entonces, me uní, hice dos giras en el extranjero, fui a muchos lugares, muchos países. La mayoría de la gente no tiene la menor idea de qué es”, afirmó.

Otro participante llamado Luis honró a sus tres hermanos — dos en el ejército, uno en los marines. “Estoy orgulloso de ellos. Sacrificaron sus vidas por la libertad y por Estados Unidos”, dijo sobre la celebración.

esheridan@brownsvilleherald.com