No pierden la fe

Por Erin Sheridan
Redacción



Un cartel rasgado le pide al público información sobre la persona desaparecida Kimberly Avila el martes frente a una tienda en la calle Elizabeth.

-Denise Cathey/El Nuevo Heraldo

La familia de Ramiro “Kimberly” Ávila no renuncia a la búsqueda de información sobre la desaparición de la mujer; el miércoles hace tres años.

Ávila, una mujer transgénero, desapareció alrededor de las 2:30 a.m. del 13 de mayo de 2017, en el centro de Brownsville. La familia había estado jugando a un juego de Lotería en casa antes de que la hermana de Ávila, Ivón Rodarte, la dejara.

Rodarte dijo que la familia no ha podido ir a la estación de policía para recibir actualizaciones sobre el caso desde que el COVID-19 golpeó el Valle del Río Grande y que la propagación del virus también les ha impedido publicar nuevos panfletos en el centro, que fueron objetos de vandalismo y destruidos.

“Todavía estamos mirando y mirando. En este momento, es frustrante y difícil — más que antes, porque no podemos ir allí. La policía dice que todavía están investigando, que el detective principal está trabajando en el caso 24/7 y que él es muy, muy activo. No pueden revelar ninguna información”, dijo Rodarte.

“Estamos orando la mayor parte, pero preparándonos para lo peor porque ha pasado mucho tiempo”. Los detectives dicen que quieren justicia — esa es una gran diferencia desde el principio. ¿Por qué? Esas son preguntas que aún no han podido responder por nosotros”.

En enero, el Valley Aids Council complementó la recompensa de $5,000 ofrecida por el Departamento de Policía de Brownsville y Crime Stoppers, duplicando la cantidad destinada a información que conduzca a un arresto en el caso a $ 10,000.

El martes, la detective Melissa González confirmó que el departamento todavía está investigando el asunto como un caso de personas desaparecidas y enfatizó que Ávila ha sido una “prioridad desde el principio”.

“No sabemos quién es esa persona y no hay detalles. Queremos que esa persona dé un paso adelante. No tenemos ninguna información para seguir con la información que se proporcionó”, dijo González a los periodistas.

“Kimberly desapareció a los 32 años de edad. Tendría 35 años y este año cumpliría 36. Nosotros, como departamento, hemos invertido recursos en esto y continuamos invirtiendo recursos en la investigación. En este momento, el caso de Ávila todavía se está tratando como un caso de persona desaparecida hasta que algo se desarrolle o determine lo contrario”.

González instó a cualquier persona con información sobre el paradero de Ávila a comunicarse con Brownsville Crime Stoppers al (956) 546-8477. Todas las llamadas permanecerán anónimas.

Rodarte dijo que en los últimos meses el apoyo se ha recuperado. Un comunicado de prensa distribuido por el Consejo de Ayuda del Valle a fines del mes pasado anunció que GENtex, una organización sin fines de lucro, y la comunidad local transgénero, no binaria y la comunidad no conforme con el género lanzarían un programa de servicios de vivienda y apoyo llamado Casa Kimberly, en honor a Ávila.