Abbott: Todos los pacientes y personal de los hogares de ancianos deben hacerse la prueba de COVID-19

Por LAURA MARTINEZ
Redacción




El gobernador Greg Abbott ordenó el lunes a los funcionarios estatales de salud que examinen a COVID-19 a todos los residentes y al personal de hogares de ancianos en Texas.

El anuncio de Abbott siguió una recomendación de la Casa Blanca a principios del día de que los residentes y el personal de los hogares de ancianos se hagan la prueba del coronavirus.

Un comunicado de prensa de la oficina del gobernador afirma que Abbott ordenó a la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas, la División de Manejo de Emergencias de Texas y el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas que desarrollen e implementen un plan basado en la guía del Vicepresidente Mike Pence y el Dr. Deborah Birx, ambos miembros de la fuerza de trabajo de coronavirus de la Casa Blanca.

“El estado de Texas está trabajando para expandir rápidamente nuestra capacidad de pruebas, especialmente entre las poblaciones vulnerables en los hogares de ancianos de Texas”, dijo Abbott. “Esta importante colaboración entre HHSC, TDEM y DSHS garantizará que cualquier grupo potencial de casos de COVID-19 en hogares de ancianos sea detectado y contenido rápidamente”.

Hasta hoy martes, 20 personas en hogares de ancianos en el Condado de Cameron han muerto a causa de COVID-19, informa el Departamento de Salud Pública del Condado de Cameron. Diez de esas muertes ocurrieron en las instalaciones de Veranda Rehabilitation and Health Care, mientras que otras diez personas atendidas en Windsor Atrium fallecieron allí. Ambas instalaciones están en Harlingen.

Según el departamento de salud del condado, 32 empleados y 60 residentes de Veranda dieron positivo para el coronavirus, mientras que 32 empleados y 57 residentes dieron positivo en Windsor Atrium. Un paciente dio positivo para COVID-19 en Spanish Meadows Nursing Center y Assisted Living Center en Brownsville.

Los operadores de hogares de ancianos han dicho que la falta de pruebas los ha dejado casi impotentes para evitar que el virus ingrese a sus instalaciones porque no han podido identificar propagadores silenciosos entre los residentes ya enfermos y el personal que no muestra síntomas, informa la AP.

lmartinez@brownsvilleherald.com