Ansiosos por un corte

POR MATT WILSON
Redacción



Adán González se corta el cabello en la barbería de Lupe el viernes 8 de mayo de 2020 en Edinburg.

-Joel Martínez /The Monitor

EDINBURG — Barberías y salones en todo el Valle del Río Grande se abrieron al público por primera vez en más de un mes el viernes después de que la pandemia de coronavirus causó cierres generalizados en marzo. Las reaperturas fueron parte del plan gradual del gobernador Greg Abbott para reiniciar la economía de Texas. 

Según los barberos locales, los clientes estaban ansiosos por cortarse el pelo. 

Adán González, un barbero en la peluquería de Lupe en el Echo Hotel en Edinburg que se ha estado cortando el cabello desde 1963, dice que estaba listo para volver al trabajo. A juzgar por la cantidad de clientes que vio el viernes, los clientes de González estaban listos para ver a un barbero.

Algunos de ellos trataron de cortarse el pelo mientras Lupe tenía cerrado, y González no quedó impresionado por sus esfuerzos. 

“Oh sí, lo intentaron”, dijo. “Todos mis clientes tienen el pelo muy corto”. 

González comenzó a cortar el cabello a las 7:30 a.m.del viernes y no dejó de esquilar hasta las 6 p.m. Media docena de clientes que no tuvo tiempo de ver planean venir el sábado. 

“Ya estoy cansado, pero se siente bien”, dijo. “Mañana volveré a cortar”. 

González dijo que, al igual que otros barberos y peluqueros de todo el estado, está implementando medidas de higiene social y distanciamiento, como usar una máscara facial, usar desinfectante y distanciar a sus clientes. 

“Estoy tratando de darles la mejor satisfacción posible a mis clientes”, dijo.

—mwilson@

themonitor.com