Buscan a peligroso fugitivo que operó en Brownsville contra inmigrantes

Associated Press


Kevin Lyndel Massey, un peligroso fugitivo armado es buscado por autoridades federales.

-Cortesía

DALLAS — Un miembro de la milicia del norte de Texas y delincuente convicto que encabezó patrullajes armados de la frontera entre Texas y México se ha escondido después de ser liberado de prisión por cargos federales de posesión de armas.

Las autoridades advierten que las recientes promesas de Kevin Lyndel Massey para de hacer la guerra contra el gobierno federal lo convierten en una amenaza peligrosa.

Los agentes estadounidenses están buscando a Massey, de 53 años, quien vivía hasta recientemente en Quinlan, a menos de una hora al este de Dallas. Las autoridades federales dicen que Massey, quien defiende la retórica antigubernamental, es conocido por su amor por las armas pesadas, así como por su “ira alarmante”.

Este mes de mayo, 10 meses después de ser puesto en libertad condicional, Massey se convirtió en fugitivo y se emitió una orden para su arresto, según los registros judiciales. Su agente de libertad condicional dijo en los registros de la corte que Massey dio positivo en exámenes de detección de drogas ilegales y no se reportó con él. En ese momento, los sentimientos de Massey sobre su situación aparecieron en Facebook.

“Los federales me obligaron a emprender esta batalla, no fue por elección”.

“Los tiranos pronto sentirán lo que siente el pueblo”.

“Ahora soy un hombre buscado, que se va a poner de pie y NUNCA les permitirá que me secuestren de nuevo”.

Massey se llama a sí mismo patriota, pero el FBI lo considera un terrorista interno con “tendencias violentas”, según los registros judiciales.

Fue encontrado con 20 dispositivos explosivos de fabricación casera y otras armas hace unos años y es considerado armado y peligroso, advierten las autoridades. Sus escritos en la prisión, archivados en línea por un simpatizante, así como sus publicaciones en Facebook, muestran que apoya fervientemente a los movimientos extremistas de derecha, todos los cuales niegan la legitimidad del gobierno de EU y de cualquier ley que limite la posesión de armas.

“El acusado Massey es un hombre que le pide a Dios que ponga fin a la vida de inocentes para satisfacer su enojo”, escribió el fiscal federal adjunto William Hagen en 2015 en su intento fallido de buscar una pena de prisión más estricta para Massey. “El acusado pidió a quienes comparten sus opiniones equivocadas y mal informadas que tomaran las armas en resistencia contra las leyes civilizadas promulgadas para proteger al público”.

Los recientes ataques internos, incluidos los tiroteos masivos del sábado en El Paso, han involucrado a hombres jóvenes con puntos de vista orientados a la supremacía blanca. Expertos en extremismo en Estados Unidos detallan que las milicias son menos letales que los terroristas supremacistas blancos. Pero en los últimos 25 años, grupos antigubernamentales y supremacistas blancos han sido responsables de aproximadamente la misma cantidad de conspiraciones y ataques terroristas, expuso Mark Pitcavage, investigador principal del Centro sobre Extremismo de la Liga Anti-Difamación (ADL).

Si bien las milicias no han sido tan activas y vocales bajo el mandato del presidente Donald Trump, la actual crisis de inmigración los ha estimulado, aclaró. Massey, quien ha estado en el radar de la ADL desde su arresto en 2014, simboliza esa tendencia, señaló Pitcavage.

“La persona de la que estamos hablando es claramente peligrosa”, afirmó.

El ex abogado de Massey, quien ahora es juez, declinó hacer comentarios.

Mientras los agentes federales continúan buscando a Massey, acusaron a un asociado suyo hace menos de dos semanas por permitir que Massey viviera en su propiedad. James Russell Smith, quien vive en Lone Oak, al este de Dallas, está acusado de conspiración para obstaculizar el arresto de una persona. Una queja federal señaló que Smith, quien administra un salón de tatuajes, también permitió a Massey almacenar sus pertenencias, incluidas armas de fuego, en su propiedad.

Massey, un electricista y autodenominado “comandante” de la milicia de los Rusty’s Rangers, fue sentenciado a 41 meses en una prisión federal en 2016 por posesión de un arma de fuego por parte de un criminal, según los registros judiciales. Los fiscales afirman que Massey, vestido con uniforme militar, realizó patrullajes armados con otros en la frontera del sur de Texas en 2014 en busca de inmigrantes que intentaran cruzar a los EU. En publicaciones de Facebook, Massey describió haber detenido a inmigrantes a punta de pistola y atarles las muñecas con sujetadores de plástico.

Prometió permanecer en la frontera hasta que los reguladores “sellen la frontera o haya algún tipo de guerra civil”, notificaron las autoridades federales.

Cuando agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por su sigla en inglés) allanaron su habitación en un hotel en Brownsville en 2014 y registraron su camioneta, encontraron un alijo de armas y nitrato de amonio, un químico explosivo utilizado en el atentado de 1995 en Oklahoma City, según muestran los registros judiciales. Los fiscales del sur de Texas dicen que Massey ha expresado su apoyo a Timothy McVeigh, cuyo ataque mortal contra el edificio federal de esa ciudad mató a más de 160 personas e hirió a más de 680.

Las milicias surgieron en la década de 1990, en parte como respuesta a las leyes federales de control de armas, según la ADL. Del mismo modo, el “movimiento patriota” describe a varios grupos extremistas en los Estados Unidos que promueven teorías de conspiración antigubernamentales.

Massey también se ha referido a sí mismo como “parte del tres por ciento”, un término que la ADL relaciona con un ala del movimiento miliciano que cree falsamente que solo el tres por ciento de los colonos lucharon contra los británicos durante la Guerra Revolucionaria. Se ven a sí mismos como revolucionarios modernos, “luchando contra el gobierno tiránico de los Estados Unidos”, detalla la ADL.

Massey también ha afirmado en los documentos judiciales que es un “hombre soberano” que no es ciudadano estadounidense y no está bajo la jurisdicción estadounidense. Una página de Facebook creada a su favor denominó a Massey un “patriota que prestó servicio en la frontera de Texas para repeler a los invasores extranjeros”.

Los problemas de Massey con la ley comenzaron cuando tenía 19 años, cuando fue declarado culpable de cargos de posesión de armas separados por portar un revólver, dos bates de béisbol con clavos y una pata de mesa con una cadena atada, describieron los fiscales.

En la década de 1980 también fue condenado dos veces por robo de vivienda en el Condado de Dallas, lo cual llevó a una sentencia de cinco años en una prisión estatal, según muestran los registros judiciales.

Massey, conocido como “KC”, se unió al Ejército pero fue dado de baja después de solo 59 días, según los fiscales. Se unió al club de motociclistas Cossacks, al cual el FBI considera una organización criminal, y fungió como sargento en armas, según muestran los registros judiciales.

Massey y su esposa (de quien ya se divorció) se declararon en bancarrota bajo el Capítulo 7 en 2004. Él declaró en los documentos que había trabajado como desarrollador web y enumeró entre sus posesiones una Harley Davidson de 1988 y una pistola.

Se haría de mala fama en 2014 por sus actividades en Brownsvillecomo miembro de un grupo de vigilantes fronterizos llamado Rusty’s Rangers. Los miembros de la milicia, disgustados con el control fronterizo de los Estados Unidos, dicen que tomaron el asunto en sus propias manos después de obtener permisos para acceder a propiedad privada. Su improvisado “CampLonestar” en tierras rurales sirvió como un “área de preparación para sus patrullajes”, según una solicitud de orden de allanamiento federal.

Massey rutinariamente grababa en video sus actividades fronterizas y las publicaba en Facebook, según los registros judiciales. Más tarde diría en Facebook que tenía el poder de realizar arrestos ciudadanos.

Cualquier persona con información sobre el paradero de Kevin Massey debe llamar a la línea de denuncias de los agentes federales estadounidenses al 1-800-336-0102.