En la línea de fuego

POR ERIN SHERIDAN
Redacción



El jefe de bomberos de Brownsville, Jarrett Sheldon, segundo desde la izq., se une con los bomberos que trabajan en la estación número 9 de Alton Gloor Boulevard.

-Miguel Roberts/El Nuevo Heraldo

El personal de emergencias de Brownsville ha liderado la respuesta del coronavirus desde que se abrieron los refugios y otros mandatos del Condado de Cameron detuvieron la ciudad en marzo. Particularmente esenciales han sido los trabajadores de emergencia del departamento de bomberos de la ciudad involucrados en el transporte de pacientes confirmados y sospechosos de COVID-19.

El viernes, el jefe de bomberos Jarrett Sheldon dijo que los pasos que tomó el departamento para proteger tanto a sus trabajadores como al público probablemente se conviertan en “la nueva normalidad” por el momento, a pesar de la decisión del gobernador Greg Abbott de levantar ciertas restricciones de emergencia en todo el estado.

“ El estrés y las ansiedades están ahí. No voy a relajar ninguna de nuestras medidas de seguridad que tenemos en este momento ” , dijo sobre su personal.

Sheldon alentó al público a ser cauteloso y considerado al aventurarse nuevamente en la vida pública. "Si no necesita estar en la calle, no esté en la calle", dijo. "Estamos alentando a todo nuestro personal a usar una máscara facial y esperamos que el público también lo haga, para continuar esa tendencia de aplanar la curva".

Las operaciones alteradas han sido un desafío para el personal del departamento de bomberos de Brownsville, aunque las medidas de distanciamiento social implementadas por los funcionarios de la ciudad, el condado y el estado parecen haber hecho que el flujo de pacientes sea manejable para los trabajadores de emergencia que manejan los servicios cotidianos con una pandemia furiosa.

El departamento de bomberos de Brownsville comenzó a ordenar equipos de protección a granel cuando los casos relacionados con viajes aparecieron por primera vez en el Valle del Río Grande en marzo. "Hubo momentos muy desafiantes, hubo muchas incógnitas", dijo Sheldon. "Nuestro objetivo era mantener a todos seguros, tanto como sea posible".

La obtención de EPP ha sido un desafío a nivel mundial, señaló Sheldon. "Continuamos haciendo pedidos y tenemos un stock saludable en este momento", dijo.

El departamento también colocó a un paramédico en el centro de despacho para controlar las llamadas relacionadas con COVID-19 mientras los residentes se preguntaban dónde hacerse la prueba y si ir al hospital. "Nos estamos preparando para cambiar a un paramédico de 24 horas en nuestro centro de despacho. Realmente está ayudando a evitar que nuestro sistema se vea abrumado en este momento ", dijo Sheldon.

El departamento está utilizando una ambulancia dedicada para transportar casos positivos o sospechosos de COVID-19. Los paramédicos que también son técnicos altamente capacitados en materiales peligrosos operan el vehículo equipado con EPP completo y equipo de protección respiratoria.

Sheldon aseguró al público que los servicios están en curso. Animó a cualquier persona con una emergencia médica a llamar al 911 o ir al hospital.

esheridan@brownsvilleherald.com