Ex juez estatal pide excarcelación por riesgos de COVID-19

Por Lorenzo Zazueta-Castro
Redacción



El juez de distrito estatal Rodolfo "Rudy" Delgado, a la izquierda, sale de la corte federal con su abogado Adolfo "Al" Alvarez, el lunes 5 de febrero de 2018 en McAllen.

A menos de seis meses tras una sentencia de prisión de cinco años, un ex juez estatal está pidiendo que lo envíen a su casa debido a sus condiciones médicas y el riesgo que el COVID-19 representa para él dentro de las paredes de la prisión, según muestran los registros de la corte.

El mismo día, las autoridades de la Oficina de Prisiones confirmaron la muerte de dos reclusos en el Centro Médico Federal en Fort Worth, el ex juez estatal Rodolfo “Rudy” Delgado solicitó formalmente la liberación del centro donde más de 200 personas dieron positivo por la prueba de coronavirus.

Citando estos casos, el abogado de Delgado, Michael McCrum, solicitó formalmente la liberación del hombre de 67 años de Edinburg debido a su condición médica.

La presentación de 23 páginas señala que el 1 de abril, Delgado, “al darse cuenta de que su edad y enfermedades físicas lo colocan en el nivel más alto de riesgo de consecuencias graves por COVID-19, más el hecho de que su proximidad a otros prisioneros enfermos sin la protección adecuada lo deja en un lugar extremadamente vulnerable”, presentó una solicitud administrativa para ser liberado y ser puesto en confinamiento en casa.

Más de una semana después, Delgado, que solo cumplió aproximadamente cinco meses de su condena de 5 años, recibió una notificación de que su solicitud había estado bajo consideración desde el 6 de abril.

“El 23 de abril, Warder Wilson de FMC Fort Worth entregó un boletín a los prisioneros. Anunció que (la oficina de prisiones) la policía había cambiado en todas las solicitudes de confinamiento en casa; tales solicitudes serían priorizadas de acuerdo a si el preso había cumplido el 50 por ciento de su condena o cumplido al menos el 25 por ciento, y tiene 18 meses o menos por cumplir. Obviamente, el Sr. Delgado no encaja dentro de este criterio”, afirma el documento.

En su sentencia en noviembre, el abogado de Delgado pidió clemencia al juez de distrito de Estados Unidos que presidió su juicio debido a la edad y los problemas médicos de Delgado, que incluyen hiperglucemia, hipertensión, hipercolesterolemia, una afección cardíaca y un previo trasplante de hígado, lo que requiere tomar medicación quincenal, según el documento de la corte.

La presentación detalla las muy pocas citas que Delgado ha tenido desde su llegada a las instalaciones a fines de noviembre; y sus condiciones de vida actual, que incluyen ser compañero de cuarto con un hombre que tiene casi 80 años y sufre de leucemia.

“Debido al pequeño tamaño de la celda, la litera del Sr. Delgado tiene que tocar la litera de su compañero de celda”, indica el documento. “Hay aproximadamente 250 presos en la unidad. El distanciamiento social en esta área cerrada, así como dentro de su celda individual, es imposible”.

El documento presenta una imagen preocupante de la falta de protocolos de seguridad dentro de la instalación; y subraya el número de casos positivos confirmados, que a partir de la presentación habían excedido más de 200 casos, la mayor cantidad en cualquiera de las instalaciones federales informadas.

Delgado también apeló su condena de julio de 2019 ante el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito en una presentación de 57 páginas. Su abogado argumentó que sus condenas por ocho cargos, que incluyen conspiración, soborno, obstrucción de la justicia y violación de la ley de viaje, deberían ser desestimadas porque no había pruebas suficientes para encontrarlo culpable de los cargos.