Cárceles libres de COVID-19.- Sheriff Lucio

Por Erin Sheridan
Redacción



El Sheriff del Condado Cameron, Omar Lucio, se para frente a una Carpa de Aislamiento en el Centro de Detención Carrizales-Rucker del Condado Cameron, donde los presos eran revisados por cualquier síntoma de COVID-19.

-Miguel Roberts/El Nuevo Heraldo

El alguacil del Condado Cameron, Omar Lucio, confirmó el lunes que ningún preso dio positivo por COVID-19 dentro de las cárceles del condado. 

Las autoridades evaluaron a un recluso el 23 de marzo y recibieron un resultado negativo tres días después, según el sheriff. 

Lucio informó que los funcionarios en cada una de las cuatro instalaciones de la cárcel operadas por el departamento se adhieren a la orientación emitida por la Comisión de Normas de la Cárcel de Texas que recomienda la liberación de delincuentes no violentos durante el brote de COVID-19. “Hemos tenido suerte. Todo va bien y espero que podamos mantenerlo así”, dijo Lucio en una llamada telefónica. “Con la ayuda del fiscal de distrito y los jueces, nos deshicimos de muchos de estos casos menores que estaban pendientes aquí hasta que esto termine”, indicó. 

A fines de marzo, el departamento dijo que cualquier preso que presentara síntomas similares a los de la gripe debía aislarse en células de presión negativa y debía recibir autorización medial de un médico en un hospital local antes de ser dado de alta en la población regular. 

Los funcionarios del Centro de Detención Carrizales-Rucker construyeron una carpa de clasificación a fines del mes pasado en la que todo el personal, los abogados y los reclusos son examinados para detectar síntomas de coronavirus. Las visitas aún están suspendidas y se han establecido estaciones de detección en las entradas de cada instalación. 

Según Lucio, los reclusos también tienen acceso a citas de telemedicina. Un empleado de triaje que trabajaba en la carpa en Carrizales en marzo dijo a los periodistas que a los reclusos no se les proporcionaron máscaras y guantes ya que “no tienen una razón para pedir guantes o máscaras en este momento porque no hay casos”. 

Lucio confirmó el lunes que los reclusos no cuentan con máscaras y guantes. En marzo, señaló que los funcionarios estaban suministrando a los reclusos equipos de limpieza y desinfección.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, estudios recientes sugieren que las personas que no muestran síntomas pueden transmitir el COVID-19. Los defensores han enfatizado el potencial del virus para propagarse rápidamente en entornos de prisión donde los reclusos no pueden distanciarse socialmente dentro de las celdas.

El alguacil estimó que Carrizales tenía la mitad de su capacidad de 1,100 reclusos a fines del mes pasado y dijo que el departamento ha mantenido el cumplimiento de todas las directrices exigidas por el estado relacionadas con la pandemia.

esheridan@brownsvilleherald.com